jueves, 21 de mayo de 2020

La tierra brillará


Y brillará la tierra con la luz de tu Señor, se colocará el Libro, se hará venir a los profetas y a los testigos y se juzgará entre ellos sin que sufran injusticia. (Corán 39:66)


 

domingo, 17 de mayo de 2020

La arrogancia


Y no camines por la tierra con arrogancia porque no podrás traspasar la tierra ni alcanzar la altura de las montañas. (Corán 17:37)


jueves, 14 de mayo de 2020

Perspectiva islámica del ateísmo II


Continuación de la entrada de ayer

Preguntas sobre Dios

¿Por qué nos creó Dios?

Todos reconocemos que nuestras partes corporales, como nuestros ojos, oídos, cerebro y corazón, tienen un propósito. ¿No tiene sentido, entonces, que el individuo tenga también un propósito?
Dios no nos creó para abandonarnos a nuestra suerte ni para que nos dediquemos a satisfacer sólo nuestros instintos y deseos. Él describe esta vida como una prueba, en la que cada quien decide reconocer a Dios y seguir su guía, o no.
Dice Dios:

Es verdad que creamos al hombre a partir de una gota de esperma eyaculada, como una prueba para él, y lo hicimos con capacidad de ver y oir.
Y lo guiamos al camino: agradecido o ingrato. (Corán 76:2-3)

Para muchos, el asunto central no es la creencia en Dios, sino las implicaciones de creer en Él. Esto significaría ser llamado a rendir cuentas y ser juzgado por los actos de uno, lo que les resulta inconveniente para las vidas que quieren llevar. Por tanto, la prueba en esta vida implica seguir a Dios y someternos a Él, en lugar de a nuestros propios deseos, orgullo y ego.

¿Por qué Dios necesita ponernos a prueba?

Dios no necesita nada. No necesita crear nada ni necesita poner a prueba a nadie. Él no se beneficia de nuestra creencia ni se ve afectado por nuestra incredulidad. Al contrario, es parte de Su sabiduría infinita el habernos creado y darnos la oportunidad de conocerlo. Dios sabe el futuro, el punto es que vivamos y experimentemos nuestras vidas y tomemos nuestras decisiones.

¿Realmente podemos elegir?

El hecho de que Dios conoce nuestras decisiones no las hace menos voluntarias.
Aunque Dios quiere que creamos en Él, no obliga a nadie a ello. Si Dios quisiera, guiaría a toda la humanidad, pues es Omnipotente. Pero en Su sabiduría, Él nos ha creado con la capacidad de elegir y nos ha hecho responsables de nuestras decisiones.
Dios no necesariamente está complacido con todo lo que permite que ocurra.

¿Por qué Dios no simplemente se muestra?

En Su sabiduría, Dios ha elegido darse a conocer a través de Sus señales. Eso es parte de la prueba de esta vida. Él nos ha dado la responsabilidad de usar las capacidades que nos ha otorgado para que Lo reconozcamos. Esto significa que sólo quienes son sinceros y humildes, y que reflexionan profundamente, Lo reconocerán y creerán en Él.

¿Por qué hay sufrimiento en el mundo?

El hecho de que diferentes personas sean probadas en formas distintas a través de varias pruebas, no refuta la existencia de Dios ni contradice el hecho de que Él es Todopoderoso. Al contrario, el bien y el mal que Dios permite que ocurra, constituyen nuestra prueba en la Tierra.
No podemos controlar lo que nos sucede, pero podemos controlar cómo reaccionamos, que es lo que Él juzga de nosotros.
Este mundo es pasajero, pero la justicia será completa en el Más Allá, que es eterno, y allí se compensará cualquier injusticia o infortunio en esta vida.

¿Por qué Dios castiga a la gente?

No se puede negar que el concepto de castigo es necesario para la justicia. Dios nos ha creado con la capacidad para elegir cómo queremos vivir, y a cambio, debemos rendir cuentas.
Quienes se esfuerzan sinceramente en obedecer a Dios ganarán Su misericordia y entrarán al Paraíso. Pero quienes son descuidados en su propósito en la vida y niegan a Dios, han hecho su propia elección y rendirán cuentas.
Nadie puede culpar a Dios. Él no creó a la gente para castigarla, sino que le procura facilidad y misericordia.
El hecho de que Dios conoce nuestras decisiones no hace menos voluntarios nuestros actos ni nos absuelve de nuestra responsabilidad.
El Islam es una religión práctica que fomenta el equilibrio entre la esperanza en la misericordia de Dios y el temor de Su castigo, pues ambos son necesarios para llevar una vida positiva y humilde.
Dios es el Más Misericordioso, pero también el Más Justo. Si no hubiera Día del Juicio, ello estaría en contradicción con la justicia perfecta de Dios, y la vida sería injusta.

Conclusión

Estamos aquí sólo durante 80 años o algo así, ¿y eso es todo, o hay más para vivir? 
¿Somos meros simios evolucionados sin ningún propósito final? ¿Somos seres materiales con sólo necesidades físicas, o tenemos también necesidades espirituales?
Para quienes son genuinos y aún están indecisos sobre Dios, nuestro consejo es que hagan la siguiente plegaria con sinceridad:
"Dios, si existes, por favor guíame."
Los resultados te pueden sorprender.


miércoles, 13 de mayo de 2020

Perspectiva islámica del ateísmo I


Octavo folleto de la serie

Les haremos ver Nuestros signos en el horizonte y en ellos mismos hasta que se les haga evidente la verdad. ¿Es que no basta con que tu Señor es Testigo de todas las cosas? (Corán 41:52)

Este folleto presenta la perspectiva islámica de la creencia en Dios. Explica cómo Él proporciona señales de Su existencia tanto a través de Su creación natural como a través de la Revelación y aclara preguntas de los ateos.

Dios nos llama a reconocerlo a través de Sus señales y nos ha dado la responsabilidad de meditar y reflexionar a fin de reconocerlo. Algunos son receptivos a estas señales y ven la obra de Dios a su alrededor, mientras que otros creen que todo es obra del azar. Dios ha puesto en cada persona una inclinación natural a creer, pero esta inclinación puede ser alimentada o suprimida.

Es importante saber que Dios guía a quienes son sinceros y desean ser guiados. En otras palabras, a aquellos que no quieren creer en Dios, Él no los guiará.
Dios dice:

...Di: Es cierto que Allah extravía a quien quiere y guía hacia Él a quien a Él se vuelve. (Corán 13:28)

Esto requiere objetividad y una actitud sin prejuicios hacia la posibilidad de la existencia de Dios, que puede ser reconfortante y grato para algunas personas, pero sin esta voluntad y esta apertura genuinas, ninguna cantidad de información puede hacer que alguien crea.
De hecho, Dios nos advierte que quienes se acercan a sus señales desde una posición de orgullo y arrogancia, sólo hallarán justificación para su incredulidad.
Esperamos que quienes son sinceros, de mente abierta y que buscan la verdad se puedan beneficiar de esta información y reciban así una perspectiva nueva para entender a Dios.

También es importante anotar que debido a las diferencias importantes entre el Islam y el Cristianismo, muchas críticas que se le hacen al Cristianismo simplemente no aplican al Islam.

Razones para creer

1. El comienzo del universo

La primera evidencia de la existencia de un Creador se refiere al origen del universo. Imagínate caminar por un desierto y encontrar un reloj. Un reloj está hecho de vidrio, plástico y metal. El vidrio viene de la arena, el plástico del petróleo y el metal se extrae de la tierra: todo esto puede hallarse en el desierto. ¿Creerías que el reloj se formó solo? ¿Que el sol brilló, el viento sopló, un rayo cayó, el petróleo salió a la superficie y se mezcló con arena y metal, y luego de millones de años se formó el reloj por mero azar o por coincidencias naturales?

Según la ciencia moderna, el universo es finito y tuvo un comienzo. ¿De dónde vino entonces el universo? La experiencia humana y la simple lógica nos sugieren que algo que tiene un inicio no aparece simplemente de la nada, ni se puede crear a sí mismo.

Podemos considerar razonable que un "ser" creó el universo. Este "ser" tiene que ser poderoso, pues trajo a la existencia al universo entero, e inteligente, pues creó las leyes que lo gobiernan. Podemos razonar también que este "ser" está más allá del tiempo y del espacio, pues el tiempo y la materia fueron creados junto con el universo. Todos estos atributos conforman el concepto básico de Dios, el Creador del universo.

¿O es que acaso han sido creados espontáneamente o se han creado a sí mismos? (Corán 52:33)

2. La perfección del universo

La seguna evidencia de un Creador es el orden y el equilibrio perfecto de nuestro complejo universo. ¿Acaso un universo enorme y complejo pudo formarse por coincidencia, sin supervisión alguna?

Muchas características del universo indican con claridad que este fue diseñado especialmente para que hubiera vida; por ejemplo, la distancia de la Tierra al Sol, lo delgado de la corteza terrestre, la velocidad a la que gira la Tierra, la cantidad de oxígeno en la atmósfera, e incluso la inclinación del eje del planeta. Si estas medidas fueran ligeramente distintas de las actuales, la vida sería imposible.

Del mismo modo que un reloj tiene un diseñador inteligente para mantener el tiempo exacto, la Tierra también debe tener un diseñador inteligente para mantener exacto el tiempo alrededor del Sol. ¿Esto pudo suceder por mero azar?

Cuando vemos el orden, los sistemas y las leyes precisas de nosotros mismos y en todo el universo, ¿no es lógico que debe haber un organizador? Este "organizador" no puede explicarse mejor que por la existencia de Dios, Aquel que lleva a cabo este orden.

Es de subrayar que el Islam anima a la investigación científica, el análisis y la reflexión. El papel de la ciencia nos ayuda a descubrir los muchos patrones observados que Dios pone en Su creación, y apreciar así la dimensión de Su poder y Su sabiduría. Los avances en los descubrimientos científicos, tales como cualquier mecanismo o proceso que hallamos en el mundo natural, por ejemplo el ciclo del agua o la gravedad, nos proporcionan evidencias de un organizador y diseñador, y ningún argumento contra Dios.

3. La Revelación de Dios

La tercera evidencia es la revelación que ha sido enviada por Dios a la humanidad como señal de Su existencia.

Uno de los propósitos principales del Libro del Islam, el Corán, es invitar a la gente a reflexionar y apreciar la creación de Dios como una forma de creer en Él. Por todo el Corán, Dios llama nuestra atención hacia Sus diseños maravillosos y complejidades del universo y de nosotros mismos, que son suficientes para indicarnos que somos el producto del diseño, el propósito y la inteligencia.
Por ejemplo, Dios dice:

Ciertemente en la creación de los cielos y la tierra, en la sucesión de la noche y el día, en la nave que navega en el mar y de la que los hombres se benefician, en el agua que Allah hace descender del cielo con la que vivifica la tierra después de haber estado muerta, en cómo se han diseminado por ella toda clase de criaturas y en el cambio de dirección de los vientos y de las nubes sometidas entre el cielo y la tierra, hay signos para una gente que entienda. (Corán 2:163)

Ademas, hay evidencias claras de que el Corán es la palabra de Dios.
El Corán:
- Está libre de errores y de contradicciones.
- Ha sido preservado, palabra por palabra en su idioma árabe original, desde el momento en que fue revelado, a diferencia de otras escrituras.
- Tiene un mensaje sencillo, puro y universal, que apela al intelecto de los seres humanos y de las creencias innatas acerca de Dios Todopoderoso.
- Tiene más de 1400 años de antigüedad y, sin embargo, contiene hechos científicos que eran desconocidos por la gente de aquella época, y que sólo han sido descubiertos recientemente por los científicos. Entre ellos: que el agua es el origen de todos los seres vivientes (Corán 21:30), que el universo se expande (Corán 51:47) y las órbitas individuales del Sol y la Luna (Corán 21:33).
- Contiene muchos hechos históricos que eran desconocidos para la gente de esa época, así como muchas predicciones que han probado ser correctas.
- Le fue revelado al Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que era conocido por ser iletrado, y sin embargo, contiene un estilo de lenguaje único, universalmente reconocido como el pináculo de la elocuencia y la belleza lingüística del árabe.

La explicación más racional para los múltiples aspectos únicos y milagrosos del Corán, es que sólo puede provenir de Dios.
Hoy día, millones de personas en todo el mundo han memorizado el Corán de principio a fin, y lo recitan a diario.
El Corán contiene una guía de vida completa y práctica, y ejerce un efecto profundo en la gente.

Continuará, Insha Allah...




martes, 12 de mayo de 2020

La ciencia en el Islam


Séptimo folleto de la serie

Introducción

El Corán es la última revelación de Dios para la humanidad. A pesar de que el Corán (revelado hace más de catorce siglos) no es un libro sobre ciencia, Éste contiene hechos científicos que han sido científicamente comprobados con aparatos de última tecnología. Por otra parte, no promueve una postura anticientífica, sino más bien fomenta la investigación científica. De hecho, el estudio y la comprensión de la naturaleza de la creación permite a la gente apreciar aun más a su Creador y la medida de Su Soberanía.

En esta parte, el folleto detalla información sobre cómo en el Sagrado Corán se recogen datos acerca del desarrollo del embrión humano. No puedo compartir esta parte porque incuye esquemas y dibujos explicativos. Buscando en internet se puede encontrar información sobre este tema.

Los dos mares que no se mezclan

En cuanto a los mares, Dios dice:

Ha dejado que los mares se encuentren libremente.
Entre ambos hay un espacio que no traspasan. (Corán 55:17-18) 

El hecho científico de que los mares de diferentes propiedades no se entremezclan ha sido recientemente descubierto por los oceanógrafos.
Una fuerza física llamada tensión superficial impide que las aguas de mares vecinos se mezclen, debido a la diferencia en la densidad de estas aguas. Es como si una pared delgada estuviese entre ellos. 

La creación de los seres vivos a partir del agua

Y Allah creó a todo ser vivo a partir de agua; y de ellos unos caminan arrastrándose sobre su vientre, otros sobre dos patas y otros sobre cuatro; Allah crea lo que quiere, es cierto que Allah tiene poder sobre todas las cosas. (Corán 24:43)

El agua es el componente principal de la materia orgánica. Entre el 50-90% del peso de los seres vivos se compone de agua.
Además, el 80% del citoplasma (material celular básico) es agua. El análisis del citoplasma tuvo lugar cientos de años después de la revelación del Corán. 

Las montañas son estabilizadoras

Las montañas desempeñan un papel importante en la estabilización de la corteza de la tierra, al obstaculizar su temblor.
Dios nos ha dicho en el Corán: 

Ha puesto en la tierra macizos montañosos para que no se moviera con vosotros, y ríos y caminos para que os orientárais. (Corán 16:15)

Del mismo modo, la moderna tecnología de las placas tectónicas está de acuerdo en que las montañas funcionan como estabilizadores de la tierra. El conocimiento sobre el papel de las montañas como estabilizadoras acaba de empezar a ser entendido por los científicos en el marco de placas tectónicas.

¿Qué dicen los científicos modernos?

El Dr. Keith L. Moore, profesor emérito de anatomía y biología celular, fue Decano Asociado de Ciencias Básicas de la Facultad de Medicina, así como Presidente del Departamento de Anatomía. Él es el autor del libro titulado "El desarrollo humano", que ha sido traducido a ocho idiomas y fue escogido por un comité especial en los Estados Unidos como el mejor libro escrito por una sola persona. 

Durante una conferencia, el profesor Moore afirmó: "Ha sido un gran placer para mí ayudar a aclarar las afirmaciones contenidas en el Corán sobre el desarrollo humano. Es claro para mí que estas declaraciones deben haber llegado a Muhammad de Dios, ya que casi todo este conocimiento no fue descubierto hasta muchos siglos después. Esto me demuestra que Muhammad debe haber sido un mensajero de Dios".

El Dr. TVN Persaud, profesor de anatomía, profesor de pediatría y salud infantil, profesor de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas de la Universidad de Manitoba, Canadá, fue el Presidente del Departamento de Anatomía durante 16 años. Él es el autor o editor de 22 libros, ha publicado más de 181 artículos científicos. Recibió el premio más distinguido en el campo de la anatomía en Canadá, de la Asociación Canadiense de Anatomistas.

Cuando se le preguntó sobre los milagros científicos en el Corán que él ha investigado, afirmó lo siguiente:
"Tenemos a alguien analfabeto vertiendo profundos pronunciamientos y declaraciones que son incríblemente precisas sobre la naturaleza científica. Y yo personalmente no puedo ver cómo esto podría ser una mera casualidad. Hay demasiada exactitud y precisión, al igual que el doctor Moore, no tengo ninguna dificultad para aceptar que fue una inspiración o revelación divina lo que le llevó a estas declaraciones".

En conclusión

Este folleto ha proporcionado una visión simple de los muchos hechos científicos mencionados en el Corán. Debido a limitaciones de espacio, temas tales como lo que el Corán dice sobre el ciclo del agua, los océanos, las astronomía, la historia, la anatomía humana, la flora y la fauna, no pudieron ser incluidos. 
Estos hechos científicos se dieron a conocer más de 1400 años atrás, cuando el equipo tecnológico y el conocimiento eran insuficientes para hacer tales descubrimientos. Esto demuestra que no sólo estos hechos, sino también los otros mencionados en el Corán, fueron revelados por el Dios Único y Verdadero que creó el universo y todo lo que contiene. 

Sea de los que leen y descubren la belleza y la verdad del Corán, de modo que usted pueda descubrir la belleza y la verdad de este mundo y el mundo de la otra vida.

lunes, 11 de mayo de 2020

El jiyab II


Continuación de la entrada de ayer

El jiyab en la Biblia

El jiyab no es algo nuevo. Las musulmanas siguen el ejemplo de las mujeres rectas del pasado, como María, la madre de Jesús (la paz sea con él).
Algunas evidencias de la Biblia incluyen estos dos versículos:
"Toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza." (1 Corintios 11:5)
"Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado obstentoso, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad." (1 Timoteo 2:9-10)

El jiyab es confianza

El jiyab permite a las mujeres confiar en sí mismas como seres humanos. Aumenta la autoestima de la mujer al permitirle enfocarse en lo que realmente importa en la vida.
La obsesión por la apariencia física puede tener consecuencias peligrosas y perjudiciales, ya que algunas mujeres llegan a hacerse daño a fin de sentirse aceptadas por una sociedad cada vez más exigente. El jiyab ayuda a prevenir los daños mentales y físicos asociados con la falta de confianza, al limitar la autoconsciencia basada en la apariencia.

El jiyab no es...

- NO obstaculiza la contribución a la sociedad.
- NO es un símbolo de opresión.
- NO se requiere en lugares donde sólo hay mujeres u hombres parientes cercanos.
- NO es una señal de inferioridad de la mujer en relación al hombre.
- NO es un medio para restringir la libertad de la mujer de expresar sus opiniones.
- NO es un medio para restringir la búsqueda de la mujer de una educación y un trabajo adecuados.
- NO es una prisión portátil.
- NO es un acto de desafío, confrontación ni protesta en contra de los no musulmanes.
- NO es algo nuevo, ha sido practicado por muchas mujeres rectas en la historia.
- NO va en contra de los valores de la comunidad; dichos valores no necesitan que la gente sea juzgada por cómo viste, ni que sea discriminada o maltratada en función de su ropa o apariencia.
- NO se usa con la intención de intimidar ni de ser antisocial.

Aquí el folleto incluye los testimonios de varias mujeres musulmanas explicando por qué llevan hiyab.

Conclusión

El jiyab es un acto de obediencia entre la musulmana y su Creador. Es una fuente de empoderamiento y dignidad, y millones de musulmanas en el mundo eligen vestir el jiyab como parte de su fe. 
Lejos de ser opresivo, el jiyab es un acto de liberación, pureza, y lo más importante, de creencia. 
El respeto a la mujer es un aspecto importante de las enseñanzas islámicas, y queda ilustrado a través del jiyab.

La verdadera igualdad se producirá cuando las mujeres no tengan que exhibirse para ser valoradas, ni deban defender su decisión de mantener sus cuerpos para sí mismas.


domingo, 10 de mayo de 2020

El jiyab I


Sexto folleto de la serie

El jiyab, hiyab, velo islámico o pañuelo con el que nos cubrimos las mujeres musulmanas.

¿Qué es el jiyab?

La palabra jiyab viene de la palabra raíz árabe jayaba, que significa ocultar o cubrir. En el contexto islámico, jiyab se refiere al código de vestimenta para las mujeres musulmanas que han llegado a la pubertad. Jiyab es el requisito de cubrir o velar todo el cuerpo excepto el rostro y las manos. Algunas también eligen cubrirse rostro y manos.
El jiyab no se requiere en situaciones donde sólo hay mujeres o donde hay ciertos hombres presentes.

Sin embargo, el jiyab no se trata sólo de la apariencia externa, sino también de la buena palabra, la modestia y la conducta digna. Estos modales correctos también son una exigencia para los hombres.
Los hombres musulmanes también deben vestirse con ropa suelta y poco reveladora, a fin de mantener su modestia y dignidad.

El jiyab es obediencia

Aunque el jiyab ofrece muchos beneficios, es ante todo un mandato de Dios. Por lo tanto, llevarlo es un acto de fe y de obediencia al Creador, como se menciona en el Corán:

¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran desde arriba con sus vestidos... (Corán 33:59)

Dios, el Omnisciente, sabe lo que lo que es mejor para Su Creación, y por lo tanto ha proporcionado orientación a fin de beneficiar a la humanidad. El uso del jiyab, como cualquier otro acto de obediencia al Creador, acerca a la persona a su Señor y le brinda un sentido de satisfacción y alegría.

El jiyab no sugiere en modo alguno que las mujeres sean inferiores a los hombres.

El jiyab es modestia

El Islam promueve la modestia y la decencia, y procura minimizar la inmoralidad dentro de la sociedad. El jiyab, entre otras cosas, ayuda a lograr este objetivo.

Di a los creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, eso es más puro para ellos.
Es cierto que Allah sabe perfectamente lo que hacen.
Y di a las creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, y que no muestren sus atractivos a excepción de los que sean externos; y que se dejen caer el tocado sobre el escote... (Corán 24:30-31)

Nótese que los versículos anteriores se dirigen en primer lugar a los hombres, en lo que respecta a que bajen su mirada y mantengan su modestia. Esto contradice la afirmación de que toda la responsabilidad de la modestia recae en las mujeres.

Mientras que el Islam desalienta las demostraciones públicas de vestimenta indecente y conducta sexual, ya que es una religión práctica, a la vez alienta el amor, el afecto y la intimidad entre las parejas casadas, en privado.

El jiyab es protección

La sabiduría tras el jiyab es minimizar la incitación sexual y la degradación moral en la sociedad al máximo posible, tanto para los hombres como para las mujeres. El jiyab protege a hombres, mujeres y a la sociedad mediante la creación de estabilidad en las familias y en las comunidades de diversas formas:
- Protege contra avances no deseados.
- Protege a las mujeres de miradas pervertidas y del escrutinio superficial.
- Puede ayudar a reducir la probabilidad de agresiones sexuales contra las mujeres.
- Protege de la explotación sexual de las mujeres basada en la apariencia.
- Protege de tentaciones y deseos dañinos.

El jiyab es dignidad

El jiyab promueve la feminidad de la mujer en lugar de suprimirla, y le otorga a las mujeres dignidad y autorrespeto por lo que son, en lugar de ser juzgadas por estándares superficiales como la apariencia. Esto les brinda a las mujeres el poder de dar forma a su propia dignidad a través de estándares más significativos, como la rectitud, el conocimiento y la contribución a la sociedad, en lugar de tener una sociedad consumista que dicta su valía a través de medios materiales, como su apariencia o la cantidad de dinero que ganan.

La activista Tawakkul Karman, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2011 y "madre de la revolución del Yemen", cuando los periodistas le preguntaron sobre su jiyab y cómo este no era proporcional a su nivel de inteligencia y educación, respondió:
"El ser humano iba casi desnudo en sus comienzos, pero a medida que su intelecto se acrecentó, comenzó a utilizar ropa. Lo que soy hoy y cómo me visto, representa el nivel más elevado del pensamiento y de la civilización que ha alcanzado la humanidad, y no es retrógrado. Es volver a eliminar la ropa lo que representa un retroceso a tiempos antiguos."

A los ojos de Dios, los hombres y las mujeres no tienen por qué ser idénticos a fin de ser iguales, y esto se refleja en los diferentes roles y resposabilidades que aplican a cada uno.

El jiyab es respeto

En varias sociedades de hoy, a muchas mujeres se les enseña desde la infancia que su valía es proporcional a su atractivo. Se ven obligadas a perseguir estándares de belleza poco realistas y degradantes a fin de satisfacer la presión irracional de grupo y las expectativas de la comunidad. En un ambiente tan superficial, en el que se pone tanto énfasis en la belleza exterior, la belleza interior del individuo cuenta muy poco.

El Islam, sin embargo, enseña que una mujer debe ser respetada de acuerdo a su carácter y acciones virtuosas, en lugar de por su aspecto o cualidades físicas, de las que ella tiene poco o ningún control. Ella no tiene que utilizar su cuerpo y encantos para obtener reconocimiento o aceptación en la sociedad, pues el jiyab aleja su autoestima de la apariencia y la lleva a cualidades como la piedad, la virtud, la modestia y el intelecto, atributos que son más accesibles por igual para todos.

Cada mujer que viste jiyab es un individuo único, y es injusto e inexacto hacer un juicio general sobre todas esas mujeres con base a una prenda de vestir que tienen en común.

Continuará, Insha Allah...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...