jueves, 31 de diciembre de 2015

El reino del Profeta Suleiman (la paz sea con él)


Y Sulayman fue el heredero de Daud, dijo: ¡Hombres! Se nos ha enseñado el lenguaje de las aves y se nos ha dado de todo, realmente esto es un favor evidente. (Corán 27:16)

Nadie de los profetas pudo superar su reino, pues Allah, el Altísimo, sometió para él a los hombres, los genios, los pájaros y las fieras, y le dio lo que no se le ha dado a nadie de los mundos. Heredó de su padre el reino y la Profecía; y estableció la ley después de él.

(Tomo 7 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

Los profetas Daud y Suleiman (o Sulayman) son David y Salomón (la paz sea con ellos).

martes, 29 de diciembre de 2015

La poesía


¿Queréis que os diga sobre quien descienden los demonios?
Descienden sobre todo embustero malvado que presta oído. La mayoría de ellos son unos mentirosos.
Así como sobre los poetas a los que siguen los descarriados.
¿Es que no ves cómo divagan en todos los sentidos?
¿Y que dicen lo que no hacen?
Con la excepción de los que creen, llevan a cabo las acciones rectas, recuerdan mucho a Allah y se defienden cuando ha sido vejados.
Y ya sabrán los que fueron injustos a qué lugar definitivo habrán de volver. (Corán 26:220-226)

En la poesía está la que es lícita, la que es destestable y la que está prohibida.
Relató Muslim del hadiz de Amr ibn as-Sarid y este de su padre, que dijo:
Acompañé un día al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y dijo:
"¿Tienes algo de la poesía de Umeya ibn Abi as-Salt?"
Le contesté: ¡Sí!
Y me pidió que le declamara algo. Le declamé un verso y me dijo: "¡Sigue!"
Y le declamé otro verso. Luego me dijo de nuevo: "¡Sigue!"
Y así hasta que le declamé cien versos.

Y este relato es una indicación clara de la memorización de la poesía y su atención a ella cuando encierra sabiduría y significados profundos que no discrepan de la sari´a.
El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solicitaba la poesía de Umeya porque este era muy dotado para ella y decía de él el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Umeya ibn Abi as-Salt estuvo a punto de ser musulmán."

(Tomo 7 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)



jueves, 24 de diciembre de 2015

Las palabras del Profeta Ibrahim (la paz sea con él)


Cuéntales la historia de Ibrahim, cuando le dijo a su padre y a su gente: ¿Qué es lo que adoráis?
Dijeron: Adoramos ídolos a cuyo culto estamos dedicados.
Dijo: ¿Acaso os escuchan cuando les invocáis?
¿U os benefician u os prejudican?
Dijeron: Sin embargo encontramos a nuestros padres que así lo hacían.
Dijo: ¿Habéis visto lo que adoráis vosotros y vuestros padres antiguos?
Ellos son mis enemigos, al contrario del Señor de los mundos.
Que me creó y me guía.
Que me alimenta y me da de beber y que, cuando estoy enfermo, me cura.
Y el que me hará morir y luego me devolverá a la vida.
Y de Quien espero con anhelo que me perdone las faltas el Día de la Rendición de cuentas. (Corán 26:69-82)

domingo, 6 de diciembre de 2015

El paso por el Sirat


El Sirat (o Sendero) es un puente que se extiende sobre el Infierno, será cruzado por las personas después de la Resurrección, tal y como lo podemos leer en el siguiente hadiz:

Muslim cita un relato de Abu Hurairah sobre la descripción del Sendero. Dijo: El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"Se enviará la Salvación y la Misericordia y se pondrán a ambos lados del Sendero, a la derecha y a la izquierda y el primero de vosotros pasará como un rayo."
Dije: "¡Qué mis padres sean tu rescate! ¿Como un rayo?"
Dijo: "¿Nunca habéis visto como el rayo atraviesa enormes distancias en un parpadeo? Luego otros pasarán como el viento, otro como un ave y otro como un caballo veloz. La velocidad de la gente será según sus obras. Vuestro Profeta estará a un lado del Sendero diciendo: "¡Sálvalo Señor! ¡Sálvalo Señor!" hasta que las obras de algunos no los puedan empujar; hasta que llegue un hombre que no podrá avanzar sino arrastrándose. A ambos lados del Sendero habrá garfios colgando que engancharán a quien se les ordene. Unos pasarán con rasguños y otros serán precipitados al Fuego."

Aisha dijo:
Por cierto que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue preguntado: "¿Dónde estará la gente cuando la tierra sea cambiada por otra tierra y los cielos también?"
Respondió: "Estarán en la oscuridad que precede al Puente."

Sobre el paso por el Sirat, se recogen las siguientes palabras de Al-Qurtubí en el libro "El Día de la Resurrección" de Omar S. Al Ashqar:

"Imagínate ahora lo que sentirás de temor cuando veas el Sendero y su estrechez; cuando, después, caiga tu vista sobre la oscuridad del Infierno debajo del mismo y llegue a tus oidos el crepitar de las llamas y se te ordene cruzar sobre el Sendero; con tu debilidad y la inestabilidad de tu corazón; con los tropiezos de tu pie y el peso de tu espalda por las cargas que te impiden transitar con la facilidad que se transita sobre la tierra. Ni hablar del filo del Sendero... ¿Qué será de ti cuando pongas uno de tus pies sobre él y sientas su filo? ¿Qué será de ti cuando debas levantar tu otro pie y los hombres frente a ti resbalan, tropiezan y son capturados por los custodios del Infierno con garfios y punzones? ¿Qué será de ti cuando los veas bajar la mirada hacia el Infierno y levantar los pies? ¡Qué vista más terrible será esa! ¡Y qué paso más estrecho será ese para transitar!"
"Imagínate ¡Hermano! transitando sobre ese Sendero; cuando mires hacia el Infierno debajo, negro y oscurecido; con su calor inmenso y sus elevadas llamas y tú caminas un poco y te arrastras otro poco."

Los hadices están tomados del libro "El Día de la Resurrección" de Omar S. Al Ashqar, traducido por Isa Amer Quevedo.

Reflexionemos sobre el paso por el Sirat, el camino que tendremos que recorrer sobre él cargando con nuestro miedo, y veremos que las preocupaciones por los contratiempos de esta vida se quedarán en nada entonces. Preparémonos para ese paso y recordemos cuando nos venimos abajo por cosas mucho menos importantes.


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Nadie hasta hoy les ha superado en excelencia


Podemos leer lo siguiente en el tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí:

Dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"El califato, o la sucesión después de mí, durará treinta años."
Refiriéndose al tiempo que duraron los cuatro califas rectamente guiados, Allah esté complacido de ellos: Abu Bakr dos años, Umar diez años, Utman doce años y Ali seis años. Permanecieron siempre en el Din en el cual Allah se complació para ellos, y nadie hasta hoy les ha superado en excelencia, pues no ha habido nadie como ellos hasta hoy.

Y en el tomo 7 del mismo autor:

En el libro "Al-Bazzar" se recogió un hadit de Yabir remitido (marfu´u) al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Ciertamente, Allah, el Altísimo, eligió a mis compañeros sobre los mundos, aparte de los profetas y enviados, y escogió de mis compañeros a cuatro - es decir, Abu Bakr, Umar, Utman y Ali - pues los hizo mis compañeros y todos ellos encierran un bien; escogió a mi pueblo por encima de los demás pueblos, y escogió para mí cuatro siglos."

 

jueves, 19 de noviembre de 2015

Las mezquitas


Relató Anas ibn Malik que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Quien ame a Allah, Poderoso y Majestuoso, que me ame a mí, y quien me ame a mí que ame a mis compañeros; quien ame a mis compañeros que ame el Qur´an; quien ame el Qur´an que ame las mezquitas, pues son espacios de Allah, son Sus edificios en los que ha dado permiso para que se ensalce en ellos Su nombre, ha bendecido en ellas a su gente y la ha protegido; ellos están en sus oraciones mientras Allah satisface sus necesidades; ellos están en sus mezquitas y Allah detrás de ellos."

Y se dice en el jabar:
"Quien se sienta en la mezquita es como si se sentara con su Señor."
Y en otro:
"Cuando el creyente camina hacia la mezquita, dice Allah, glorificado sea Su nombre: Mi siervo me ha visitado y a Mí me corresponde darle hositalidad, y no me complace para él otra hospitalidad que no sea la del Jardín."

Relató At-Talabi, de Anas, que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Vendrá Allah el Día de la Resurrección con las mezquitas del mundo como si fueran camellas blancas de noble raza, sus patas de ámbar, sus cuellos de azafrán, sus cabezas de almizcle, sus bridas de topacios verdes; los almuédanos de dichas mezquitas las conducirán de las bridas y sus imames les darán de beber; y los que acudieron a las mezquitas serán llamados por una voz que dirá: ¡Esos no son ángeles ni profetas, sino la gente de las mezquitas de la Umma de Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que observaron las oraciones!"

De Al-Hakam ibn Umeir se transmitió que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Sed huéspedes en el mundo, adoptad las mezquitas como casas, tened finos los corazones, prodigad la reflexión y el llanto, y que no imperen en vosotros los caprichos de forma que construyáis lo que no habitáis, ni atesoréis lo que no gastáis, ni abriguéis esperanzas por aquello que no está en vuestras manos."

Aconsejó Abu Darda a su hijo diciendo:
Que sea la mezquita tu casa, porque he oído decir al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Ciertamente, las mezquitas son las casas de los temerosos, y a quien considere la mezquita como su casa, Allah le garantizará la misericordia, la alegría y el paso por el puente del Sirat."

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

(Nota: El Sirat es un puente que se extiende sobre el Infierno, será cruzado por las personas después de la Resurrección)

martes, 17 de noviembre de 2015

Pedir permiso para entrar en las casas


Hay personas que no piden permiso antes de entrar en una casa.
Lo he visto más de una vez.
Personas que con sólo ver que una puerta no está cerrada del todo creen que eso significa que pueden entrar si quieren.
¿Tanto cuesta pararse en la puerta y esperar a que alguien te diga "entra"?
En ocasiones no sólo se pasa el umbral de la puerta, sino que además se entra en salones (y hasta en habitaciones) sin el más mínimo reparo.

Las casas son nuestro espacio privado, donde tenemos derecho a intimidad y seguridad, libres de las miradas ajenas.
Las mujeres, además, no solemos estar cubiertas en nuestras casas y no cualquiera tiene derecho a vernos según de qué forma.

Además de ser una falta de respeto en general, en el Islam es una falta muy grave.
Para que os hagáis una idea: si mi marido llega a casa acompañado por alguien, ese alguien no entra hasta que mi marido me avisa primero y entonces me cubro si corresponde, o me quedo como estoy pero cierro la puerta del cuarto donde esté, o salgo a saludar tal cual estoy si es alguien con quien es apropiado hacerlo así.

Nos dice Allah en el Corán:
¡Vosotros que creéis! No entréis en casas ajenas sin antes haber pedido permiso y haber saludado a su gente.
Eso es mejor para vosotros, para que podáis recapacitar.
Y si no encontráis a nadie en ellas, no entréis hasta que no se os dé permiso. Y si os dicen: volveos, hacedlo; eso es más puro para vosotros.
Allah sabe lo que hacéis. (Corán 24:27-28)

Los párrafos que siguen pertenecen al Tafsir del Corán de Al-Qurtubí (tomo 6):
Allah, el Altísimo, por Su favor y generosidad dotó al hombre para que viviera en casas y los cubrió en ellas de las miradas, le hizo disfrutarlas en la intimidad. Prohibió a la gente tener acceso a ellas o refugiarse en ellas, sin permiso de sus dueños. Y educó a la gente a cubrir su desnudez y evitar ser vistos en situaciones íntimas.
La sunna sobre el permiso para entrar en las casas es pedirlo tres veces, excepto quien sepa que no se le ha oído y en ese caso puede pedirlo más veces. 

Recogieron los dos Sahih y otros, de Yabir ibn Abdellah, que dijo: Pedí permiso al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) para entrar en la casa y preguntó: "¿Quién es?" Contesté: ¡Yo! Y dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "¡Yo! ¡Yo!" (En señal de desaprobación). 
Dijeron nuestros ulemas que el gesto de desaprobación fue porque con la respuesta de Yabir no se tenía conocimiento de quién era, y la norma en esto es mencionar el nombre, como hicieron Abu Musa y Umar ibn al-Jattab, pues este en un relato que se transmitió de él mismo acudió al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y dijo: ¡As-salamu aleika, Mensajero de Allah! ¡As-salamu aleikum! ¿Puede entrar Umar? 
Y de Yabir se transmitió que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Quien no empiece con el saludo (as-salam) no le deis permiso para entrar".

En la prohibición del acceso a las casas sin permiso da igual que estas estén cerradas o abiertas, y no se debe atisbar con la vista en su interior.






domingo, 15 de noviembre de 2015

La burla y el menosprecio


Los tomasteis a burla hasta el punto de olvidar Mi recuerdo y os reísteis de ellos.
Verdaderamente hoy le hemos recompensado porque fueron pacientes y ellos son los que han tenido éxito. (Corán 23:111-112)

Sobre estas ayas, dice Al-Qurtubí en su Tafsir del Corán (tomo 6):
"Resaltamos de aquí el cuidado con la burla y el menosprecio hacia los débiles porque Allah, el Altísimo, lo detesta."

miércoles, 11 de noviembre de 2015

El olivo y su aceite están mencionados en el Corán


Y un árbol que crece en el monte Sinaí que produce grasa y aderezo para disfrute de los que lo comen. (Corán 23:20)

Allah, el Altísimo, lo hizo crecer originalmente en este monte, en el cual Allah puso Su bendición. El monte Sinaí está en la tierra de Sam, y fue el monte en el cuál habló Allah a Musa, sobre él la paz.
Relató At-Tirmidi de Umar ibn al-Jattab que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"¡Tomad el aceite de oliva y untaros con él porque verdaderamente procede de un árbol bendecido!"

Allah es la luz de los cielos y la tierra. Su luz es como una hornacina en la que hay una lámpara; la lámpara está dentro de un vidrio y el vidrio es como un astro radiante.
Se enciende gracias a un árbol bendito, un olivo que no es ni oriental ni occidental, cuyo aceite casi alumbra sin que lo toque el fuego. Luz sobre luz. Allah guía hacia Su Luz a quien quiere.
Allah llama la atención de los hombres con ejemplos y Allah conoce todas las cosas. (Corán 24:35)

Dijo Ibn Abbas que el olivo tiene múltiples beneficios: se enciende la lámpara con su aceite, y este sirve de condimento, ungüento y curtidor; su madera es un buen combustible. No hay nada de él que no sea beneficioso, hasta su ceniza sirve para lavar la seda. Fue el primer árbol que se plantó en el mundo; y el primero que creció después del Diluvio; crece en las casas de los profetas, entre ellos Ibrahim y también Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él); pues dijo:
"¡Allahumma, bendice el aceite y el olivo!" (Lo dijo dos veces).

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

Olivares quemados en Palestina

martes, 3 de noviembre de 2015

Los cinco ríos


Hacemos que caiga agua del cielo en una determinada cantidad y la asentamos en la tierra, pero es cierto que tenemos poder como para llevárnosla. (Corán 23:18)

De Ibn Abbas se transmitió que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Allah, Poderoso y Majestuoso,  hizo descender del Jardín a la Tierra cinco ríos: El Indo y el Ganges en la India; el Tigris y el Éufrates en Iraq; y el Nilo en Egipto. Allah, el Altísimo, los hizo descender de una sola fuente entre las fuentes del Jardín, y del grado más bajo sobre las alas de Yibril, sobre él la paz; pues, hizo que los ríos los almacenaran las montañas y fluyeran por la tierra, beneficiando con ellos a la gente y a sus animales de todas clases; y ese es Su dicho: "Hacemos que caiga agua del cielo en una determinada cantidad y hacemos que se acumule en la tierra." Y cuando aparezcan Gog y Magog, Allah enviará a Yibril y se llevará de la Tierra el Qur´an y el conocimiento, y también los cinco ríos, elevando todo eso al cielo. Y ese es Su dicho: "... pero, verdaderamente, somos capaces de hacerla desaparecer." Y cuando sean elevadas estas cosas de la Tierra habrá perdido su gente lo mejor del Din y de Dunia (el mundo)."

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

jueves, 29 de octubre de 2015

La Creación de las personas


¡Hombres! Si estáis en duda sobre la vuelta a la vida... Ciertamente os creamos a partir de tierra, de una gota de esperma, de un coágulo, de carne bien formada o aun sin formar, para hacéroslo claro.
Y en las matrices vamos conformando lo que queremos hasta que se cumple un plazo determinado y luego hacemos que salgáis siendo niños y que después alcancéis la madurez; y de vosotros hay unos que son llevados y otros a los que dejamos llegar hasta la edad más decrépita de la vida para que después de haber sabido no sepan nada.
Y ves la tierra yerma, pero cuando hacemos caer agua sobre ella se agita, se hincha y da toda clase de espléndidas especies.
Eso es porque Allah es la Verdad y porque Él da vida a lo muerto y tiene poder sobre todas las cosas. (Corán 22:5-6)

En el Sahih se relató de Hudaifa ibn Asid al-Guifari que oyó decir al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Cuando la gota de esperma pasa cuarenta y dos noches, Allah le envía un ángel para que le dé forma, y crea su oído, su vista, su piel, su carne y sus huesos; después dice: ¡Oh Señor! ¿Será varón o hembra? ¿Será desgraciado o feliz? ¿Cuál va a ser su provisión y su plazo? ¿Y en qué tierra morirá? Y eso es lo que se escribirá en el vientre de su madre."

Y de Abdullah ibn Masud se transmitió que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Ciertamente, cada uno de vosotros es creado en el vientre de su madre a partir de una gota de esperma durante cuarenta días, después será un coágulo por un tiempo igual, después un trozo de carne por igual tiempo, después se le envía el ángel para insuflarle el espíritu y se ordena para él cuatro cosas: Su provisión, su plazo, sus acciones y si será feliz o desgraciado."

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí traducido por Zakaríya Maza)

En verdad creamos al hombre de una esencia extraída del barro.
Luego hicimos que fuera una gota de esperma dentro de un receptáculo seguro.
Luego transformamos la gota de esperma creando un coágulo de sangre y el coágulo de sangre creando un trozo de carne y el trozo de carne en huesos que revestimos de carne haciendo de ello otra criatura.
Bendito sea Allah, el mejor de los creadores. (Corán 23:12-14) 

martes, 27 de octubre de 2015

La forma de suplicar


Se recoge el siguiente hadiz en el tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí:

Dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Cuando supliquéis, hacedlo con las palmas de las manos y no lo hagáis con el dorso; luego frotaos con ellas vuestros rostros."

domingo, 18 de octubre de 2015

El ayuno no es sólo dejar de comer y de beber


Dice Al-Qurtubí en el tomo 6 de su Tafsir del Corán: 
De nuestra sunna en el ayuno es el abstenernos de hablar mal y groseramente.
Dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Si uno de vosotros está ayunando que no diga ni cometa actos obscenos, ni sea ignorante; y si alguno es atacado o insultado, que diga: ¡Estoy ayunando!"
Y también dijo: "Quien no deja el falso testimonio de palabra y obra, Allah no tiene necesidad de que deje su comida y su bebida."

lunes, 12 de octubre de 2015

El Profeta Yahya (la paz de Allah sea con él)


Kaf, Ha, Ya, Ayn, Sad. Este es el recuerdo de la misericordia de tu Señor con Su siervo Zakariyya.
Cuando llamó a su Señor en súplica escondida.
Dijo: ¡Señor mío! Mis huesos se han debilitado y mi cabello ha encanecido y nunca, Señor, en lo que Te he pedido, he sido decepcionado.
Temo por mis parientes cuando yo no esté; y mi mujer es estéril, concédeme de Tu parte un hijo que sea mi heredero y herede de la familia de Yaqub y hazlo, Señor, complaciente.
¡Zakariyya! Te anunciamos un hijo cuyo nombre será Yahya, nadie antes de él ha recibido ese nombre.
Dijo: ¡Señor! ¿Y cómo tendré un hijo siendo mi muje estéril y habiendo llegado yo, a causa de mi edad, a la decrepitud?
Dijo: Así lo ha dicho tu Señor, eso es simple para Mí; igual que una vez te creé y no eras nada.
Dijo: ¡Señor mío! Dame un signo. Dijo: Tu signo será que durante tres noches y sin que tengas ningún impedimento para ello, no podrás hablar a la gente.
Así apareció ante su gente desde el lugar de oración y les dijo por señas que glorificaran mañana y tarde.
¡Yahya! ¡Toma el libro con fuerza! Y siendo un niño le dimos el juicio, así como ternura procedente de Nosotros, y pureza, y era temeroso (de su Señor).
Y bueno con sus padres, ni arrogante ni rebelde.
Paz sobre él el día en que nació, el día de su muerte y el día en que sea devuelto a la vida. (Corán 19:1-14)

Se relató en el tafsir de esta aya, de Abdullah ibn Umar que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Cada uno de los hijos de Adán vendrá el Día del Juicio teniendo faltas, excepto Yahya ibn Zakariya que no tendrá."
Dijo Qatada: Ciertamente, Yahya, sobre él la paz, jamás desobedeció a Allah, ni con faltas leves ni graves.

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

Nota: El Profeta Yahya (la paz de Allah sea con él) se conoce en el cristianismo como Juan el bautista.

martes, 6 de octubre de 2015

Una forma de idolatría


Di: No soy más que un ser humano como vosotros, me ha sido inspirado que vuestro dios es un Dios Único; así pues. el que espere el encuentro con su Señor que actúe con rectitud y que al adorar a su Señor no Le asocie a nadie. (Corán 18:105)

Recogió At-Tirmidi en su libro "Nawadir al-Usul", de Ubada ibn Nusei, que acudió a ver a Saddad ibn Aus en su lugar de oración y lo encontró llorando. Entonces, le pregunté: ¿Qué es lo que te ha hecho llorar, oh Abderrahman? Dijo: un hadit que oí un día del Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y vi en su rostro algo que me afligió profundamente.
Entonces, le dije: ¡Por mi padre y mi madre, oh Mensajero de Allah! ¿Qué es lo que veo en tu rostro? 
Dijo: "Es un asunto que temo para mi pueblo después de mí." 
Pregunté: ¿Cuál es, oh Mensajero de Allah? 
Dijo: "La idolatría y el apetito oculto."
Pregunté de nuevo: ¡Oh Mensajero de Allah! ¿Va a ser idólatra tu pueblo después de ti? 
Dijo: "Oh Saddad, ellos no adorarán al sol ni la luna ni a una roca ni estatua, sino que harán sus acciones para que los vean." 
Dije: ¿Y eso es idolatría? 
Dijo: "¡Sí!" 
Pregunté: ¿Y qué es el apetito oculto? 
Dijo: "Pues que se levante uno ayunando y después se le muestren los apetitos del mundo y rompa su ayuno."

Dijeron Ubada ibn as-Samit y Saddad ibn Aus que oyeron decir al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Quien haga una oración para que lo vean habrá incurrido en idolatría, y quien haga un ayuno para que lo vean habrá incurrido en idolatría."
Y después recitó "...así pues, el que anhele el encuentro con su Señor que actúe con rectitud y no Le asocie nada ni nadie al adorarle."

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

jueves, 1 de octubre de 2015

Los méritos de la sura La Caverna


De Ishaq ibn Abdullah se transmitió que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"¿Queréis que os indique un sura acompañado de setenta mil ángeles, cuya inmensidad llena lo que hay entre el cielo y la tierra, y que su recitador tendrá lo mismo que eso?"
Dijeron: ¡Claro que sí, Mensajero de Allah!
Dijo: "Es el sura de los compañeros de La Caverna que quien lo recitara el día del yumua sería perdonado hasta el yumua siguiente y tres días más; se le daría una luz que alcanza hasta el cielo, y le protegería del Anticristo".

De Abu Darda se transmitió que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
"Quien memorizara diez ayat del comienzo del sura de La Caverna, quedaría a salvo del Anticristo".

(Tomo 6 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

La Caverna es la sura 18 del Corán.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Tanta recompensa como la tierra y las montañas


Y di: Las alabanzas a Allah que no ha tomado para Sí ningún hijo ni tiene copartícipe en la soberanía ni necesita de nadie que Lo proteja contra la humillación. Ensálzalo proclamando Su grandeza. (Corán 17:110)

Dijo Abdelhamid ibn Wasil: He oído decir al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Quien recitara "Y di: Las alabanzas a Allah...", hasta completar la aya, Allah le anotaría tanta recompensa como la tierra y las montañas, porque Allah, el Altísimo, dice sobre aquel que pretende que Él tiene un hijo: A punto están los cielos de despedazarse, de henderse la Tierra, y de caer las montañas desmoronadas".

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

domingo, 13 de septiembre de 2015

Soy recitado, pero no se me practica


Se dijo en un hadiz transmitido del Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) por Abdullah ibn Amr ibn al-As y Hudaifa: Se desvanece el Islam igual que se desvanece el bordado viejo de la túnica, hasta no saber qué es el ayuno, la oración, el sacrificio o la sadaqa; pues, se irá con el Libro de Allah, el Altísimo, en una noche y no quedará de él en la tierra ni una aya. Quedarán grupos de gente; el jeque mayor y el anciano dirán: ¡Hemos alcanzado a nuestros padres que decían: La ilaha illa Allah! Pero no sabían lo que era la oración ni el ayuno ni el sacrificio ni la sadaqa.

Y se dice también que se transmitió de Ibn Umar que dijo: No llegará la Hora hasta que no vuelva el Qur´an al sitio de donde descendió: tendrá un zumbido como el de la abeja. Dirá Allah: ¿Qué te pasa? Dirá: ¡Oh Señor, de Ti he salido y a Ti vuelvo. Soy recitado pero no se me practica, soy recitado y no se me practica!

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

Estamos advertidas de este riesgo tan grande, qué Allah nos ayude a la buena acción y nos perdone.

martes, 8 de septiembre de 2015

La virtud hacia los padres


Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él y que hagáis el bien con los padres. Y si a alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas "uff" ni los rechaces, sino que háblales con buenas palabras.
Baja sobre ellos el ala de la humildad que viene de la misericordia y di: ¡Señor mío! Ten piedad de ellos, al igual que ellos me criaron cuando era pequeño. (Corán 17:23-24)

Allah, el Altísimo, ha ordenado la adoración a Él únicamente, y ha juntado dicha acción con la práctica de la virtud hacia los padres, al igual que juntó el agradecimiento a ellos con el agradecimiento a Él; pues dijo:
Tu Señor ha ordenado que sólo lo adoréis a Él y que hagáis el bien a vuestros padres.
Y dijo:
¡Sé agradecido conmigo y con tus padres. A Mí has de volver! (Corán 31:14)

En Sahih Al-Bujari se transmitió de Abdullah, que dijo: Pregunté al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): ¿Qué acción es más querida para Allah, Poderoso y Majestuoso? Dijo: "La oración en su tiempo". Preguntó de nuevo: ¿Después qué? Dijo: "Después la práctica de la virtud con los padres". Y preguntó por tercera vez: ¿Y después qué? Dijo: "El Yihad por la causa de Allah". 
Así pues informó el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que la práctica del bien y la virtud con los padres es lo mejor de las acciones, después de la oración que constituye el más inmenso de los soportes del Islam.

De la práctica de la virtud y el bien hacia los padres es el no exponerlos al insulto ni la desobediencia, porque esa es una de las faltas más graves sin diferencias en ello, y así se contempla en la sunna firme; en Sahih Muslim se transmitió, de Abdullah ibn Amr, que dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "Entre las faltas más graves está el insulto a los padres". Preguntaron: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Puede un hombre insultar a sus padres? Dijo: "¡Sí! Si un hombre insulta al padre de otro hombre y este insulta a su padre, o insulta a su madre y este a la suya".
De la desobediencia a los padres es discrepar de ellos por los motivos que les están permitidos, mientras que eso no vaya en contra de la obediencia a Allah.

Practicar la virtud y el bien hacia los padres no implica necesariamente que tengan que ser musulmanes, pues aunque sean los padres incrédulos se les ha de hacer el bien.

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

sábado, 5 de septiembre de 2015

Allah es Uno, el Eterno


En Al-Bujari se transmitió de Abu Huraira, que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él):
Dijo Allah, el Altísimo: Me ha desmentido el hijo de Adán y eso no debe ser; y Me ha insultado y eso no debe ser; en cuanto a su mentira sobre Mí es su dicho: ¡No me devolverá a la vida como me creó al principio! Y su insulto contra Mí es su dicho: ¡Allah ha tomado un hijo! Y Yo soy el Uno, el Eterno, que no engendró ni fue engendrado, ni hay nadie que se asemeje a Él.

(Hadiz extraído del Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Conocer el valor de uno mismo


Le llegó a Umar ibn Abdel Aziz la noticia de que su hijo había comprado un sello por valor de mil dirhams, y le escribió diciéndole: Me ha llegado la noticia de que has comprado un sello por mil dirhams. Véndelo y alimenta con ello a mil hambrientos, y después compra un sello de hierro y haz grabar en él: Allah se ha compadecido de una persona que supo el valor de sí mismo.

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

sábado, 29 de agosto de 2015

Más sobre la esclavitud


Y en verdad Yahannam es vuestra cita común.
Tiene siete puertas y a cada puerta le corresponde una parte, ya designada, de ellos. (Corán 15:43-44)

(Yahannam se refiere al Infierno)

Dijo Bilal: Estaba el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) rezando solo en la mezquita de Medina, y pasó junto a él una mujer beduina y rezó tras él sin que se apercibiera de ella; y recitó el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) esta aya: "Tiene siete puertas y a cada puerta le corresponde una parte de ellos, ya designada", cayendo la beduina desmayada. El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) al oir el ruido que produjo al caer, acudió presuroso y pidió agua que vertió sobre el rostro de la mujer, hasta que recobró la consciencia y se sentó. Entonces, le dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): ¿Qué te ha pasado? Contestó la mujer: ¿Es eso algo revelado del Libro de Allah, o es algo que has dicho de ti mismo? Dijo: "¡Beduina, eso es del Libro revelado de Allah, el Altísimo!" Preguntó ella: ¿Cada uno de mis miembros será castigado en cada una de sus puertas? Dijo: "¡Beduina! En cada una de sus puertas habrá una parte de ellos designada que será castigada si pertenece a su gente y en la medida de sus acciones". Dijo ella: ¡Por Allah! Yo soy una mujer pobre y no tengo dinero, todo lo que tengo son siete esclavos, te pongo por testigo, oh Mensajero de Allah, que cada uno de los esclavos en cada una de las puertas quedará libre por la faz de Allah, el Altísimo. Entonces, vino a él Yibril y dijo: "¡Oh Mensajero de Allah, da la buena nueva a la campesina que Allah la ha librado de todas las puertas del Yahannam y le ha abierto todas las puertas del Jardín!"

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

Podéis leer sobre el rechazo de la esclavitud en el Islam en esta entrada más antigua.

jueves, 30 de julio de 2015

Allah nos ha encomendado proteger los Libros Sagrados


Es cierto que hicimos descender la Torá, en la que hay guía y luz. Con ella emitían juicios los profetas, aquellos que se sometieron, así como los rabinos y doctores para los que practicaban el judaísmo; siguiendo el mandato de proteger el libro de Allah, del que eran garantes con su testimonio.
Y no temáis a los hombres, temedme a Mí, ni vendáis Mis signos a bajo precio. Aquel que no juzgue según lo que Allah ha hecho descender... Esos son los incrédulos. (Corán 5:46)

Nosotros hemos hecho descender el Recuerdo y somos sus guardianes. (Corán 15:9)

Sobre esta última aya se cuenta lo siguiente en el tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí:

"De Al-Husein ibn Fahm, que nos habló y dijo: Oí a Yahya ibn Aktam decir: Al-Mamun celebraba una asamblea - siendo él el emir entonces - y entró a la misma entre la gente un judío bien vestido, de rostro bien parecido y bien perfumado. Dijo: Habló en la asamblea y lo hizo con buen estilo en el habla; y cuando se disolvió la asamblea lo llamó Al-Mamun y le dijo: ¿Israelí? Dijo: ¡Sí! Después le dijo: ¡Hazte musulmán y haré contigo lo que pueda! Y le prometió cosas. Dijo: ¡Mi din es el din de mis padres! Y se marchó. Dijo el relator: Pasó un año y regresó hecho musulmán, hablando de fiqh con maestría. Una vez disuelta la asamblea de esa vez, lo llamó Al-Mamun y le dijo: ¿No eres tú nuestro compañero de ayer? Le contestó: ¡Claro que sí! Dijo: ¿Cuál ha sido el motivo de tu entrada en el Islam? Dijo: Al salir de tu presencia quise examinar estas religiones. Así que fui a la Torá y escribí tres copias, en las cuales añadí y quité cosas; después las llevé a la sinagoga y me las compraron; luego fui al Evangelio e hice otras tres copias, añadiéndole y quitándole cosas; después las llevé para venderlas y me las compraron; luego fui al Qur´an e hice otras tres copias, a las que les añadí y les quité cosas; luego se las llevé a los escribanos copistas y las hojeraon, y cuando vieron que tenía añadidos y cortes, las tiraron y no las compraron. Entonces, supe que era un Libro protegido, y esa fue la causa de mi Islam.

Dijo Yahya ibn Aktam: Hice la peregrinación del Hayy ese año y me encontré a Sufian ibn Uyaina, y al relatarle la noticia me dijo: La confirmación de eso está en el Libro de Allah, Poderoso y Majestuoso. Pregunté: ¿En qué sitio? Dijo: En el dicho de Allah, tabaraka wa ta´ala, en la Torá y en el Evangelio: Siguiendo el mandato de proteger el Libro de Allah. Pues, los encomendó a ellos preservarlo y se perdió; y dijo Allah, Poderoso y Majestuoso: Ciertamente, Nosotros hemos revelado el Recuerdo y Nosotros lo preservamos. Entonces, Allah lo preservó por nosotros y no se perdió.

miércoles, 29 de julio de 2015

Cómo apareció el agua de Zamzam

El agua manando de Zamzam

Ibrahim (la paz sea de Allah sea con él) le pidió a Allah:
¡Señor nuestro! He hecho habitar a parte de mi descendencia en un valle en el que no hay cereales, junto a Tu Casa Inviolable; para que, Señor, establezcan la Oración; así pues haz que los corazones de la gente se vuelquen hacia ellos y provéeles de frutos para que puedan agradecer. (Corán 14:39)

Llegó Ibrahim, sobre él la paz, con Hayar y su hijo Ismail en periodo de lactancia; los dejó junto a la Casa Sagrada y bajo un árbol frondoso, sobre Zamzam por encima de la mezquita, sin que hubiese entonces allí ni agua ni nadie; de manera que dejó con ellos un hatillo con dátiles y un odre de agua; después partió Ibrahim y la mujer le siguió diciendo: ¡Oh Ibrahim! ¿Dónde vas? Nos dejas en este valle donde no hay nadie ni nada; eso se lo dijo varias veces sin que él se volviera; le dijo ella: ¿Acaso Allah te ha ordenado eso? Dijo: ¡Sí! Dijo ella: Entonces no nos abandonará; y regresó a su lugar. Se alejó, pues, Ibrahim hasta adentrarse en el desfiladero, donde ya no se le veía; se giró entonces y, volviendo su rostro hacia la Casa, hizo estas súplicas alzando sus manos (la súplica que se menciona en la aya del inicio).

La madre de Ismail permaneció allí alimentando a su hijo y bebiendo de aquella agua, hasta agotarse. Pasado un tiempo ella y su hijo estaban sedientos y viendo la madre que su hijo babeaba de la sed que tenía, miró a su alrededor y subió al cerro (Safa) que más cerca tenía. Desde lo alto empezó a otear el valle por si veía alguien que los socorriese, pero, como no veía a nadie, bajó de Safa hasta llegar al valle de nuevo, se recogió la punta de su túnica y empezó a correr con esfuerzo y cruzó el valle a lo ancho hasta subir al cerro de enfrente (Marwa) y desde lo alto oteaba el horizonte por si veía alguien, pero tampoco veía a nadie; y así hizo hasta siete veces.
De Ibn Abbas se transmitió que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): Esa es la carrera de la gente [que ha de hacer en la Peregrinación a Meca] entre ambas montañas (Safa y Marwa)

Y al subir a Marwa oyó una voz y dijo: ¡Sah! Refiriéndose a ella misma como afinando el oído y queriendo oir a alguien que la socorriera. Fue entonces cuando vio al ángel que escarbaba con su ala en el lugar de Zamzam hasta que apareció el agua, y ella formó una pileta con sus manos, y después de sacar agua para beber empezó a manar el agua. 
Y de Ibn Abbas que dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): Allah se compadeció de la madre de Ismail. Si ella hubiera dejado Zamzam y no hubiera sacado agua, sería una fuente de agua superficial solamente.
Así que bebió ella, luego amamantó a su hijo y le dijo el ángel: ¡No temas perderte porque aquí está la Casa de Allah que la construirá este chico y su padre; y verdaderamente Allah no abandonará a su familia! (El hadiz completo lo recoge Al-Bujari en el capítulo de Los Profetas).

Hay aquí una cuestión y es que nadie puede agarrarse a este relato para abandonar a su hijo y a la madre en una tierra perdida e inhóspita confiándose a la voluntad del Poderoso y Misericordioso, siguiendo el ejemplo del profeta Ibrahim Al-Jalil, no siendo esa la verdadera realidad de la confianza en Allah (tawakkul); ya que Ibrahim hizo eso por mandato expreso de Allah por el dicho en el hadiz: ¿Acaso Allah te ha ordenado eso? Dijo: ¡Sí! Y se relató que cuando Sara se sintió celosa de Hayar al saber que había dado a luz a Ismail, salió con ella Ibrahim, sobre él la paz, hacia Meca; pues se relató que montaron sobre Al-Buraq: él Hayar y el niño; y en el mismo día viajó desde Sam a Meca dejando allí a su hijo y a su madre, y montó de nuevo partiendo, de regreso, ese mismo día; siendo todo eso por inspiración de Allah, el Altísimo; entonces, cuando les dio la espalda hizo la invocación o du´a comprendida en esta noble aya.

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

Cuando se habla de la Casa se refiere a la Kaaba, dentro de la Mezquita Sagrada de La Meca. 
El pozo de Zamzam (foto del inicio) está situado a unos metros de la Kaaba. Su agua es especial, no sólo por la forma milagrosa en que apareció, sino también por sus cualidades curativas comprobadas científicamente y la ausencia de contaminantes biológicos. Está lejos de cualquier otro punto de agua, nunca se seca y se reabastece a sí mismo de forma constante. (Leer más aquí)


martes, 28 de julio de 2015

La paciencia ante las desgracias


Vamos a contarte la más hermosa de las historias al inspirarte esta Recitación, antes de la cual estabas inadvertido. (Corán 12:3)

La Sura de Yusuf (sura 12 del Corán) está llena de enseñanzas y cuestiones sobre las que reflexionar. Un punto importante en ella podríamos resumirlo como la paciencia ante las desgracias.
Yusuf (en español, el profeta José, la paz de Allah sea con él) fue arrojado a un pozo por sus hermanos, fue vendido y llevado a vivir a un lugar lejos de su familia y pasó varios años en la cárcel acusado de un delito que no cometió.
Todas estas adversidades las soportó con paciencia, encomendándose a Allah que todo lo puede y sin perder nunca la esperanza en Su ayuda.
Qué grandes son estas cosas en comparación con los contratiempos que nos llevan tantas veces a reaccionar con enfado y continuas quejas cuando nos pasa esto o aquello que nos disgusta. Y qué gran mérito tendríamos si nuestra primera reacción fuese imitar el ejemplo de los virtuosos profetas que nos mostraron su paciencia ante las experiencias más duras.

Pero en esta sura no sólo encontramos la paciencia de Yusuf, también nos debe llamar la atención la actitud de su padre, Yaqub (en español, el profeta Jacob, la paz de Allah sea con ellos).
Yaqub perdió a su amado hijo Yusuf, le dijeron que había muerto (sin ser cierto) y durante años sufrió por él, sin perder la esperenza y pidiendo a Allah.

Y enseñaron una túnica con sangre falsa. Dijo: ¡No! Vuestras almas os han inducido a algo, pero hermosa paciencia y en Allah es en Quien hay que buscar ayuda contra lo que contáis. (Corán 12:18)

Dijo: ¡No! Vuestras almas os han incitado a algo, pero hermosa paciencia. Puede que Allah me los traiga a todos a la vez, verdaderamente Él es el Conocedor y el Sabio. (Corán 12:83)

Acerca de esta aya (12:83), se recoge lo siguiente en el tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí:

"De aquí se desprende que todo musulmán debería tener paciencia cuando le ocurre alguna desgracia a él mismo, a sus hijos o a su riqueza, mediante la aceptación y su total entrega al mandato de Quien ha hecho posible lo que le ha sucedido, el Poderoso, el Sabio, y siga el ejemplo del profeta de Allah, Yaqub y los demás profetas, Allah les conceda a todos paz y bendiciones. Se transmitió de Al-Hasan que dijo: No hay dos tragos que pueda pasar el siervo más queridos para Allah que el trago de una desgracia que pasa el siervo con buena paciencia y resignación, y el trago de una ira que controla el siervo con mesura y perdón. La paciencia debe ponerse en la primera embestida de la desgracia, y la recompensa es de quien menciona su desgracia y dice: inna lillahi wa inna ilaihi rayi´un (de Allah somos y a Él volvemos) y de Ibn Abbas se transmitió que dijo: Yaqub recibió como recompensa por Yusuf la equivalente a la de cien mártires.

domingo, 19 de julio de 2015

Seguir los deseos del alma


Y yo no digo que mi alma sea inocente pues es cierto que el alma ordena insistentemente el mal, excepto cuando mi Señor tiene misericordia.
Es verdad que mi Señor es Perdonador y Compasivo. (Corán 12:53)

Pues, ciertamente, el alma ordena insistentemente el mal.
Se transmitió del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que dijo:
¿Qué diríais si tuviérais un compañero al que honráis con toda clase de atenciones, le dais de comer y de vestir, y después os lleva al peor de los destinos; y si lo humilláis, siendo austero con él, sin darle todo lo que quiere de comer, vestir y otros bienes deseables, pero él después os lleva al mejor de los destinos?
Dijeron: ¡Oh Mensajero de Allah! Ese es el peor de los compañeros sobre la tierra.
Dijo: Pues, por Aquel que tiene mi alma en Su mano, ciertamente, son las almas que tenéis entre vuestros costados.

(Tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

miércoles, 15 de julio de 2015

El Zakat al-Fitr con los niños


Hoy he publicado en otro de mis blogs una entrada sobre el Zakat al-Fitr enfocado desde el punto de vista educativo, como una experiencia para involucrar a los niños en los acontecimientos importantes de la familia y aprender más sobre el Islam, al mismo tiempo que les puede proporcionar aprendizajes también en otras áreas.
Si os ineteresa leerla, este es el enlace.

sábado, 11 de julio de 2015

La hospitalidad es de las cualidades más honorables


Y fueron Nuestros mensajeros a Ibrahim a llevarle las buenas noticias y dijeron: Paz, contestó: Paz; y no tardó en venir con un becerro asado. (Corán 11:68)

Esta aya demuestra que es de las normas de la educación con el huesped, obsequiarle con presentes de forma inmediata; la hospitalidad es de las cualidades más honorables en la educación islámica, y caracterizaba con ella a los Profetas y hombres justos.
Según un hadiz, dijo el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): Quien crea en Allah y en el Último Día que honre a su vecino; y quien crea en Allah y en el Último Día que honre a su huésped.
(Extraído del tomo 5 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido por Zakaríya Maza)

En Sahih al Bukhari (Volumen 8, Libro 73, Número 156) encontramos que narró Abu Shuraih Al-Kabi:
El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: Quienquiera que crea en Allah y el Último Día, deberá servir a su invitado generosamente. La recompensa del invitado es: proveerlo con tipo de comida superior por una noche y un día y un invitado debe ser hospedado con comida durante tres días, y lo que quiera que sea ofrecido más allá de eso, es considerado como algo dado en caridad. Y no es permitido para un invitado quedarse con su anfitrión por un período tan largo que lo ponga en una posición crítica.
(Fuente del hadiz: Perlas del Islam)

Vemos que es obligatorio para los musulmanes recibir al huésped (incluso cuando se presenta sin invitación) y tratarle con cortesía, ofreciéndole el primer día de lo mejor que tengamos en casa y el resto de los días, comida normal.
Y para el huésped es obligatorio no quedarse tanto tiempo que pueda provocar que su anfitrión ya no pueda atenderle correctamente.

jueves, 9 de julio de 2015

¿Cómo funciona un banco islámico?


Lo primero que quiero aclarar es que el hecho de que un banco se encuentre dentro de un país de mayoría musulmana no nos garantiza que sea un banco islámico. En muchos de estos países la mayoría de los bancos son los "tradicionales" que conocemos en Occidente; y en cambio, hay países occidentales en los que ya existe algún banco islámico.
Lo mejor es informarnos antes.

Los bancos islámicos se basan en cuatro normas muy importantes dentro del Islam:

1. Prohibición de la usura y, por tanto, no se pueden cobrar intereses (está prohibido tanto cobrarlos como pagarlos).
Los que comen usura no se levantarán sino como se levanta en un ataque de locura el que ha sido tocado por el Shaytán.
Eso es porque dicen: La usura es como el comercio.
Sin embargo Allah ha hecho lícito el comercio y ha prohibido la usura.
Así pues, al que le llegue el aviso de su Señor y desista, podrá quedarse con lo que esté ya consumado y su caso se remitirá a Allah. Pero quien reincida... Esos son los compañeros del Fuego donde serán inmortales. (Corán 2:274) 

2. No se permite invertir el dinero en actividades haram, prohibidas por el Islam (por ejemplo, las relacionadas con el consumo de alcohol, tabaco, drogas, apuestas, juegos de azar, pornografía, industria porcina, fabricación de armas, etc.). El factor ético es fundamental.

3. Está prohibida la incertidumbre o ambigüedad en los contratos comerciales.

4. Los juegos de azar está prohibidos en el Islam, por lo tanto en el ámbito bancario se rechaza cualquier actividad que implique un riesgo financiero.

Los bancos islámicos tienen diferentes productos a disposición de sus clientes, yo voy a mencionar algunas cuestiones sólo por encima para que se entiendan los principios que siguen. Para información más concreta os aconsejo consultar fuentes financieras o contactar con los propios bancos.

En cuanto a los depósitos de dinero, existen cuentas bancarias como las típicas que conocemos pero sin generar intereses.

Para comprar una vivienda, el banco la adquiere a petición del cliente pactando un precio final de venta que no está sujeto a las condiciones cambiantes del mercado. El cliente paga mensualidades en concepto de alquiler hasta que la deuda queda saldada. Si no puede pagar, la vivienda se pone a la venta y si hay algún beneficio al venderla, se reparte entre el banco y el cliente.

Para comprar otro tipo de bienes, el procedimiento es similar al de la vivienda. El banco lo compra al precio acordado con el cliente, especificando de una forma muy clara cuotas y plazos para que no haya sorpresas.

Para crear una empresa o proyecto, el banco y los clientes crean una sociedad en la que el banco pone el dinero y los otros socios ponen el trabajo y la gestión. El banco participa en las ganancias o pérdidas (a diferencia de los otros bancos, donde todo el riesgo es asumido por el cliente) y los otros socios tienen la posibilidad de comprarle su parte según las condiciones que hayan acordado al principio.

En estos tiempos de crisis, muchos sectores se están fijando en los bancos islámicos como una alternativa más segura y ética. Ya comentaba al principio que en algunos países occidentales ya podemos encontrar estos bancos, aunque he leído que algunos gobiernos están poniendo trabas.

lunes, 6 de julio de 2015

La situación económica de la mujer en el Islam


Hace más de 1400 años, el Islam otorgó derechos a la mujer que en aquella época eran impensables. Incluso hoy en día, en Europa o en Occidente (donde tantos avances se piensa que se han dado en los derechos y bienestar de las personas), la situación real de la mujer queda muy lejos de lo que propone el Islam.
Mujeres que se ven obligadas a salir a trabajar, teniendo que dejar aparcadas su casa y su familia, que reciben sueldos que no son proporcionales a su trabajo, que a veces se ven forzadas por las circunstancias a mantener ellas mismas a sus hijos y las múltiples deudas, que al llegar a su casa tienen que seguir trabajando en las tareas domésticas que no pudieron hacer en las horas que estaban fuera, y con un riesgo importante de caer en una situación económica inestable e insuficiente, con las consecuencias que ello puede traer.

El Islam protege a la mujer de ese riesgo y garantiza que sus necesidades siempre estén cubiertas, al mismo tiempo que le otorga el derecho a administrar sus bienes como mejor quiera y le quita la carga de las responsabilidades económicas.
La mujer musulmana no está obligada a gastar en su casa ni en sus hijos, a no ser que ella libremente quiera, esta responsabilidad recae en los hombres, que están obligados a mantener su casa y su familia.
Además la mujer musulmana tiene el derecho de que sus necesidades sean cubiertas por un hombre, que debe hacerse cargo de sus gastos de vivienda, alimentación, vestido y cuestiones médicas. Ese hombre es alguien de su familia (normalmente su padre o sus hermanos) y al casarse la responsabilidad la adquiere su marido; si este fallece, la mujer nuevamente es mantenida por un hombre de su familia.
Se evita así que caiga en la pobreza o en situaciones precarias.

Por su parte, la mujer es dueña de sus bienes y puede gastarlos como estime oportuno, sin ninguna obligación de mantener a nadie, ni siquiera a ella misma.
Estos bienes pueden ser de varios tipos:
- La dote. Es el dinero que recibe de su marido al casarse y que pasa a ser suyo y formar parte de sus bienes privados.
- La herencia. En una época en que las mujeres no heredaban, este fue un paso muy importante. La mujer comienza a heredar obligatoriamente según sea madre, hija, hermana, esposa... del fallecido; y lo que recibe también es suyo en exclusiva.
- Si la mujer recibe un sueldo por su trabajo, este dinero es sólo de ella y no está obligada a emplearlo en los gastos familiares si no quiere.
- Si la mujer invierte su dinero y recibe un beneficio, igualmente es solamente de ella.

En el Islam, tanto hombres como mujeres tenemos obligaciones y derechos (que son diferentes para cada uno). Vemos que en el aspecto económico los derechos de las mujeres son muy ventajosos, sobretodo si se compara con la situación de las mujeres no musulmanas, como he comentado al principio, y todas las obligaciones y cargas que en este sentido se ven obligadas a asumir.

domingo, 28 de junio de 2015

No hagamos públicas nuestras faltas


De Abu Huraira se transmitió que oyó decir al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): 
"Todo mi pueblo está a salvo de la lengua y de la mano de los demás siempre que haga el bien, excepto los que manifiestan públicamente sus propios defectos. Y realmente, el manifestar públicamente los defectos y faltas es que uno haga algo reprochable por la noche y amanezca habiendo Allah cubierto su falta. Y después diga: "Fulano, ayer por la noche hice esto y aquello". De forma que amanece poniendo al descubierto lo que Allah ha cubierto la noche anterior."
(Lo relataron Al-Bujari y Muslim)
(Hadiz número 161 de Lo más granado de los Jardines de los Justos, del imam An-Nawawi, traducido por Zakaríya Maza)

Es fácil ver esto en algunas conversaciones en las que se exponen sin pudor todo tipo de faltas como si fuese algo sin importancia o incluso divertido. 
Y pienso que no beneficia a nadie el exponernos de esa manera.
Otra cosa puede ser que comentemos una falta en confidencia porque necesitamos ayuda o un consejo para repararla, o al contrario, que nuestra experiencia pueda ayudar a alguien. Pero hacerlo así, sin motivo, vemos en el hadiz que es un gran error, ya que Allah tapó nuestro fallo y nosotras aun así nos empeñamos en revelarlo con todo el perjuicio que nos puede traer.

Hay algo que puede ocurrir fácilmente en el caso de las musulmanas regresadas (o conversas) y es por eso que tenemos que poner especial cuidado en evitarlo.
En los años de nuestra vida en que no éramos musulmanas, puede ser que hayamos tenido comportamientos que en aquel momento nos parecían normales pero ahora reconocemos como faltas. Allah nos perdonó por ello al pronunciar nuestra Shahada, es decir, cubrió nuestras faltas. Entonces no tiene sentido destaparlas ahora en público y descubrirlas, tal y como se menciona en el hadiz, poniéndonos en riesgo de no estar a salvo de la lengua y la mano de los demás.
¿Cuándo puede ser que hagamos esto?
Cuando entramos en charlas frívolas en las que se comentan ciertos actos como si fuera lo más normal o incluso algo bueno, divertido, moderno, gracioso... pero que dentro del Islam se consideran inapropiados e inaceptables. En esos momentos, en los que queremos ser una más del grupo, podemos participar en la conversación y casi sin darnos cuenta empezar a contar cuando antes éramos de tal forma o hacíamos tales cosas.
Esto es peor aun si se hace en foros, blogs o redes sociales porque entonces queda a la vista de cualquiera que pueda pasar por allí a leer, y podríamos estar hablando de cientos o miles de personas.

Agradezcamos y respetemos cuando Allah nos borra una falta y no Le llevemos la contraria contándola públicamente.



Aclaración sobre Webislam y las entradas que escribo en este blog

Escribo hoy esto al haber visto publicada una entrada de este blog, escrita por mí, en la página Webislam. La publicación tiene fecha de hace más de un año, pero no lo he visto hasta ahora.
Se cita mi nombre y el de este espacio, con los enlaces correspondientes, pero nadie me ha pedido autorización para publicar un texto mío en dicha página. No se trata de citar, o tomar como fuente (cosa que podemos hacer a menudo cuando buscamos información), sino de publicar un artículo sin permiso como si yo tuviese alguna relación con esa página.
Es más, si se clicka sobre mi nombre aparece el listado de artículos míos en esa página (que sólo es uno), cosa que podría hacer pensar a alguien que soy redactora o colaboradora allí.

Ya he mandado mi mensaje de queja y pidiendo que se borre porque quiero dejar claro que yo no tengo nada que ver con Webislam, ni quiero que nadie lo crea así al leer algún texto mío publicado allí.
También comentaros que para poder contactar con ellos me han obligado a registrarme en la página, cosa que no me ha gustado nada tener que hacer. Sin embargo, para tomar mi escrito no ha habido ningún requisito, ni me lo han dicho...

Las entradas que escribo en el blog son para compartir, eso está claro. Pero creo que para publicar una entrada completa en una página hay que pedir permiso primero, o si no, simplemente que se cite y se enlace. Quizá es mi responsabilidad por no haber aclarado hasta ahora ciertas cosas, pero pensé que era obvio, que una cosa es citar y otra publicar una entrada completa de otra persona, que a la vista de cualquier lector pudiera parecer que soy colaboradora o simpatizante del espacio que sea.
Así es que:

- Cuando escribo ayas del Corán o hadices, está claro que no son de mi propiedad y quien quiera puede tomarlos porque son de todas/os.
- Cuando cito algún párrafo de un libro pongo la fuente y también está claro que no es de mi propiedad.
- Los escritos redactados por mí son mis opiniones y experiencias personales sobre diferentes temas, los hago públicos porque quiero compartirlos y quizá le puedan servir a alguien. Si os sirven de inspiración para desarrollar algún tema, perfecto, no hay ningún problema, ni siquiera es necesario enlazarme.
Pero si alguien quiere publicar un artículo mío en su espacio, que me pida primero autorización; o al menos que ponga claramente que lo ha copiado de mi blog y que no parezca que he sido yo quien ha ido allí a publicarlo.

Gracias

sábado, 27 de junio de 2015

El Islam rechaza la esclavitud


Hoy quiero aclarar un tema en el que algunas personas tienen una creencia equivocada. Debido a que en el Corán y en algunos hadices se menciona a los esclavos, hay quien piensa que el Islam apoya la esclavitud. Esto no es cierto para nada, el Islam rechaza la esclavitud.
Queda claro en estos hadices y aya del Corán:

Se transmitió de Muslim, At-Tirmidi e Ibn Mayah que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"Si un musulmán libera a un esclavo, Allah hará que por este hecho cada hueso de este esclavo le sirva de protección para que cada hueso suyo no se queme en el fuego. Y si una musulmana libera a una esclava, Allah hará que por este hecho cada hueso de esta esclava le sirva de protección para que cada hueso suyo no se queme en el fuego."

Se transmitió de Mu´ad ibn Yabal que dijo:
Me dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): "¡Mu´ad, Allah no ha creado sobre la faz de la tierra nada más querido para Él que la liberación (del esclavo), y no ha creado sobre la faz de la tierra nada más odioso para Él que el divorcio! Si el hombre le dice a su esclavo: ¡Estás libre, insha Allah!, queda libre sin salvedad. Y si le dice a su mujer: ¡Estás divorciada, si Dios quiere (anti taliq insha Allah)!, para él su salvedad y no hay divorcio."

La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente; el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día, en los ángeles, en los Libros y en los profetas, el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberar esclavos; el que establece el salat y entrega el zakat; el que es fiel a los compromisos cuando los contrae; el paciente en la adversidad y en la desgracia y en los momentos más duros de la lucha.
Esos son los veraces y esos son los temerosos. (Corán 2:176)

La esclavitud ya existía mucho antes de la llegada del Islam. De hecho, en Occidente no fue abolida hasta el siglo XIX; y hoy en día aun encontramos muchas formas de esclavitud aunque se quiera disfrazar llamándolo de otra forma.
Sin embargo, el Islam ha rechazado la esclavitud y ha propuesto diferentes maneras para eliminarla, pero esto se hizo por pasos porque era necesario cambiar la mentalidad de las personas para que este avance tan importante fuese efectivo y duradero y para que la comunidad estuviese preparada para acoger y sustentar a estas personas libres y que no quedasen abandonadas o sin recursos.

Lo primero fue otorgar derechos a los esclavos para que mejorase el trato y respeto hacia ellos.
Derecho al buen trato, a la educación, al matrimonio, a comprar su libertad, a recibir dinero del zakat...

Se transmitió de Al-Bujari que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"Todo aquel que tiene una esclava y la educa, la trata bien, la libera y después se casa con ella, recibirá una recompensa doble."

Se transmitió de Muslim que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"Los esclavos son sus hermanos. Allah los ha puesto al servicio de ustedes. Así que denles de comer de su misma comida, vístanlos de la misma manera que ustedes se visten y no les agobien con lo que no pueden hacer."

Realmente las dádivas han de ser para los necesitados, los mendigos, los que trabajan en recogerlas y repartirlas, para los que tienen sus corazones amansados, para rescatar esclavos, para los indigentes, para la causa en el camino de Allah y para el hijo del camino. Esto es una prescripción de Allah y Allah es Conocedor y Sabio. (Corán 9:60)

Al mismo tiempo de mejorar el trato hacia ellos, se proponían diferentes formas de acabar con la esclavitud para animar a la gente a liberar a los esclavos alabando las recompensas que obtendrían con ello o usándolo como una forma de pagar por las faltas cometidas (se pueden expiar ciertas faltas liberando esclavos), o también la liberación a través del matrimonio.

No es de creyentes que uno mate a otro, a menos que sea por error. Y quien matare a un creyente por error, deberá poner en libertad a un esclavo creyente y pagar el precio de sangre a su familia, a menos que esta se lo perdone por generosidad. Y si perteneciera a una gente enemiga vuestra pero fuera creyente, o si fuera de una gente con la que tenéis algún pacto, pagad el precio de sangre a su gente y poned en libertad a un esclavo que sea creyente.
Y quien no encuentre manera de hacerlo, que ayune dos meses consecutivos como reparación aceptable por Allah. Allah es Conocedor, Sabio. (Corán 4:91)

Allah no os toma es cuenta los juramentos frívolos, pero sí os toma en cuenta los juramentos con los que intencionadamente os comprometéis.
Como reparación, alimentaréis a diez pobres según el término medio con el que alimentáis a vuestra familia, o los vestiréis o liberaréis a un siervo. Quien no encuentre medio de hacerlo, que ayune tres días. Esta es la reparación por los juramentos que hagáis; y tened cuidado con vuestros juramentos.
Así os explica Allah Sus signos para que podáis agradecer. (Corán 5:91) 

Pero los que no encuentren medios para casarse que se abstengan hasta que Allah les enriquezca con Su favor.
Y los esclavos que tengáis que deseen la escritura de emancipación, si sabéis que en ellos hay bien, concedédsela.
Y dadles algo de la riqueza que Allah os dió.
No obliguéis a vuestras esclavas a prostituirse en contra de su deseo de ser honradas, persiguiendo lo que ofrece la vida de este mundo. Pero si (les ocurre que) son forzadas... es cierto que Allah, una vez que hayan sido forzadas, es Perdonador, Compasivo. (Corán 24:33)

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos exhortó a la liberación de los esclavos y tenemos ejemplos además en su vida privada, en sus esposas María la Copta (una esclava egipcia) y Safiyya bint Huyayy (hija de uno de sus enemigos y que ese matrimonio evitó que cayese en la esclavitud).
El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), sus esposas y sus compañeros fueron un modelo en llevar a la práctica esas liberaciones.
Tenemos otro ejemplo muy significativo en Bilal ibn Rabah, comprado y liberado por Abu Bkar, y que tuvo el alto honor de ser elegido Muaddhen, la persona que realiza la llamada a la oración, con toda la enseñanza que ello encierra.

Quiero terminar resaltando que en el Islam todos los seres humanos son iguales y sólo sobresalen unos respecto a otros por su taqwa o temor de Allah. 

¡Hombres! Os hemos creado a partir de un varón y de una hembra y os hemos hecho pueblos y tribus distintos para que os reconociérais unos a otros.
Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme.
Allah es Conocedor y está perfectamente informado. (Corán 49:13) 

El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"Toda la humanidad es de Adán y Adán fue creado de barro. Un árabe no tiene superioridad por encima de uno no árabe. Una persona negra no es superior a una de piel roja ni tampoco una persona roja está por encima de una de piel negra; la única diferencia que hay entre la gente está en la Taqwa."

Por lo tanto, aquellas personas que apoyan la esclavitud se están oponiendo a los deseos de Allah.

(Todos los hadices están sacados de Islamweb, excepto el hadiz del divorcio que está extraído del tomo 2 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...