lunes, 24 de diciembre de 2012

Nuestras peticiones

Hubo un momento de mi vida en que necesité tener algo que me importaba mucho.
Durante años pedí a Allah en todas mis oraciones diarias, y fuera de ellas, que me lo concediese. Y en ese camino aprendí varias cosas.

Si bien nuestro destino está determinado, no debemos dejar de rogar por aquello que necesitamos porque Allah siempre nos escucha y Se complace ante nuestras peticiones si demostramos con ellas que creemos más allá de toda duda que todo está en Sus manos.
Y siempre tengamos en cuenta que Allah conoce y nosotras no, y en Sus decretos siempre hay Sabiduría.

Puede ocurrir que ese asunto que pedimos tarde en venir o incluso que no venga. Pero en este último caso jamás pensemos que Allah no nos escuchó o no nos hizo caso. Quienes confiamos en Él ciegamente sabemos que eso no puede pasar nunca.

La vida terrenal, a la que nosotras llamamos ad-dunia, es un examen. No estamos aquí pasando el rato, sino pasando una prueba detrás de otra. Y la paciencia es una gran virtud que demostrar en los momentos más duros.
Sin duda pedir algo que durante mucho tiempo no llega es una de esas pruebas en las que poner todo nuestro esfuerzo, sin desesperar, sin dudar, sin prisas, sin quejas... Parece difícil ¿verdad?
Pero a pesar de nuestras debilidades, es en esas situaciones cuando mejor podemos demostrar nuestra fe y sometimiento a la voluntad de Allah. Al fin y al cabo, eso es lo que significa la palabra musulmán (muslim/a).

No olvidemos nunca que Allah escucha todo lo que Le pedimos.
A veces nos lo concede pronto, otras veces tarda un tiempo. Todo tiene un motivo, muchas veces nosotras mismas nos damos cuenta de por qué fue mejor que ocurriese en un momento y no en otro. Otras veces no llegamos a saberlo, pero estamos seguras de que hubo una razón importante para ello.
Existe también la posibilidad de que nunca tengamos eso que hemos suplicado, y en ese caso demos las gracias porque Allah sabe más que nosotras y sucede muchas veces que deseamos cosas que son perjudiciales o nos van a traer algún problema sin que podamos ni imaginarlo.

El resultado de mi aprendizaje ha sido este: Cuando pido algo a Allah, alabado y ensalzado sea, añado: deseo que ocurra si es un bien para mí; pero si es un perjuicio, por favor aléjalo de mí.
 



martes, 20 de noviembre de 2012

El mejor amigo

De Abu Huraira se transmitió que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
Cada hombre reunirá las mismas cualidades que el amigo que le acompañe. Así pues, que cada uno de vosotros vea quien es su amigo, para que elija al recto y veraz.
(Lo relataron Abu Daud y At-Tirmidí)
(Hadiz número 237 de Lo más granado de los Jardines de los Justos, del imam An-Nawawi)  


domingo, 11 de noviembre de 2012

Cuando nuestros padres llegan a la vejez


La relación con nuestros padres suele ir cambiando en cada una de las etapas de nuestra vida.
Cuando somos pequeñas todo nuestro mundo se centra en ellos, les necesitamos, nos dan todo lo que pueden y pensamos que no hay nadie mejor.
Al ir creciendo quizá empezamos a no estar de acuerdo en todo y al llegar a la adolescencia estamos seguras de saber más que ellos, de que casi todo lo que nos enseñaron estaba equivocado y, por supuesto, nosotras nunca seremos así.
Por suerte, unos años más tarde se nos suele pasar. 
Y en el momento en que somos madres es cuando realmente llegamos a comprenderles del todo: sus preocupaciones, sus regañinas, sus normas... todo se nos hace claro y entendemos lo que sentían ellos porque es lo mismo que sentimos nosotras ahora.

Después llega la vejez y entonces el destino de nuestros padres puede ser muy variado. Pero si viven dentro de la cultura occidental, es muy probable que terminen en una residencia de ancianos.
Esta es una gran diferencia que vi con el Islam, donde los padres tienen un valor muy grande, donde jamás un buen musulmán llevará a sus padres a ningún tipo de residencia (ni la más lujosa del mundo), donde jamás ningún padre o madre se planteará vivir en otro lugar que no sea cerca de sus hijos.
Sé que muchos abuelos de las residencias están allí por su propia voluntad. Esto es impensable para nosotros, ningún hijo pensará que sus padres son una carga y ningunos padres pensarán que son una carga para sus hijos.

Supongo que todo pasa por los cambios en la estructura familiar. Cuando no hay nadie en casa porque la mujer y el hombre trabajan fuera, entonces los miembros que no pueden valerse por sí mismos (ancianos y niños) tienen que pasar un tiempo en algún lugar. Para los más mayores serán las residencias y para los más pequeños la solución será la escolarización muy temprana.

En una crianza con apego, como la que yo intento ofrecerle a mi hijo, la empatía y los valores son fundamentales, también el respeto y la unión entre nosotros. Espero que todo eso dé sus frutos y esa unión no se rompa nunca, que mi marido y yo no vivamos la vejez en soledad, Insha Allah.
Que ningún padre o madre tenga que vivir su vejez en soledad. Amin.

Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él y que hagáis el bien con los padres. Y si a alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas "uff" ni los rechaces, sino que háblales con buenas palabras.
Baja sobre ellos el ala de la humildad que viene de la misericordia y di: ¡Señor mío! Ten piedad de ellos, al igual que ellos me criaron cuando era pequeño. (Corán 17: 23-24) 

De Abu Huraira se transmitió que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"¡Qué se dé de narices en el suelo! (Lo dijo tres veces) Aquel que alcanzó a ver a uno de sus padres o a los dos en la vejez y se le escapó la ocasión de hacerles el bien y entrar por ello en el Jardín"
(Lo relató Muslim)
(Hadiz número 209 de Lo más granado de los Jardines de los Justos, del imam An-Nawawi) 





martes, 6 de noviembre de 2012

Lo que tenemos y lo que no tenemos


Con cuánta facilidad vemos aquello que los demás tienen y a nosotras nos falta.
Y sin necesidad de compararnos con nadie, cuántas veces se nos van los pensamientos en enumerar todas las cosas que nos gustaría tener y no tenemos.
No es malo desear cosas, ni es malo esforzarnos por alcanzarlas. Lo malo viene cuando ese sentimiento nos lleva a la desilusión y nos impide ver y agradecer todo lo que sí tenemos.
Os propongo que preguntéis a otras personas qué cosas tenemos nosotras que a ellas les gustaría tener, cuáles son nuestras cualidades y posesiones más valiosas. A veces necesitamos ver a través de los ojos de otros lo que no somos capaces de ver por nosotras mismas.

A mí me ha pasado algo parecido hace poco, preocupada por la educación y formación de mi hijo.
Me desanimé viendo los recursos que tenían otros niños y que no existen en la zona en la que vivimos: parques, bibliotecas, museos... Y eso me hizo olvidar las valiosas posibilidades que podemos encontrar aquí y que seguramente muchos de esos niños no tienen: el mar al lado de casa, el campo, los animales, los oficios tradicionales, el aire puro, la opción de una escolarización más tardía que permite que los primeros años sean sólo de juegos, la posibilidad de la no escolarización sin persecuciones legales, no tener prisa, no tener que correr, no tener que madrugar si no queremos, la tranquilidad que da saber que no necesitamos tantas cosas...

Todo lo que tenemos es un regalo de Allah, Él sabe cuanto nos ha dado y por qué.
Y a nosotras nos corresponde valorarlo y estarle agradecidas siempre.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Los cinco pilares del Islam

En entradas anteriores he mencionado "los pilares del Islam". Hoy voy a enumerarlos para quienes no los conocen.

Estos son los cinco pilares del Islam:

- Testimonio de fe o Shahada.
Consiste en atestiguar que no hay más dios que Allah y que Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) es el Mensajero de Allah.
Reconocer que no hay más divinidad que Allah implica que nada ni nadie tiene derecho a ser adorado excepto Él.
Para ello usamos estas palabras: Ashadu an la ilaha illa Allah ua Ashadu anna Muhammad rasul´ullah

La oración o Salat.
 Se refiere a las cinco oraciones obligatorias que realizamos cada día.

- El Zakat.
Consiste en la purificación de nuestros bienes, ya que todo cuanto poseemos pertenece a Allah y no es nuestro, por lo tanto los más necesitados tienen un derecho sobre ello y por eso cada año entregamos una parte destinada a ellos.

- El ayuno del mes de Ramadan.
Todos los años, durante el mes de Ramadan, ayunamos desde el alba hasta la puesta de sol.
Aquí escribí sobre ello.

- La peregrinación o Hayy
Escribí hace poco esta entrada sobre el Hayy, o peregrinación a La Meca, que es obligatorio para todos los musulmanes hacer al menos una vez en la vida siempre que los medios económicos y la salud lo permitan.



viernes, 2 de noviembre de 2012

El recuerdo de Allah

Se transmitió de Abu Huraira que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
" Dirá Allah, El Altísimo:
¡Yo estoy con Mi siervo cuando él piensa en Mí. Yo estoy con él cuando Me recuerda: si Me recuerda secretamente, le recuerdo Yo en secreto; si Me recuerda en grupo, le recuerdo Yo en un grupo mejor que ese (e.d., en la compañía de los ángeles)!"
(Lo relataron Al-Bujari y Muslim)

(Hadiz número 816 de "Lo más granado de los Jardines de los Justos", del imam An-Nawawi)


sábado, 27 de octubre de 2012

Un mundo que no tiene final

El Imam Ahmad narró que Utbah Ibn Gazuan dijo:
El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) se dirigió a nosotros, alabó y glorificó a Allah y después dijo: Este mundo está casi acabado y no queda mucho de él, como las gotas de agua restantes en el fondo de un vaso que pronto serán bebidas. Os estáis moviendo de este mundo a un mundo que no tiene final, así que dirigios a él con lo mejor que tengáis.
(Extraído de La Resurrección Menor, de Omar S. Al Ashqar)


martes, 23 de octubre de 2012

Pedidme


De Abu Dhar se transmitió que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) relató de Allah, alabado y ensalzado sea, diciendo:

"¡Siervos míos! Yo me he prohibido a Mí mismo la injusticia y también la he prohibido entre vosotros. Así pues, no seáis injustos unos con otros.
¡Siervos míos! Todos vosotros estáis extraviados excepto aquel a quien Yo he guiado. Así pues, pedidme que os guíe y os guiaré.
¡Siervos míos! Todos vosotros estáis hambrientos excepto aquel a quien Yo he alimentado. Así pues, pedidme el alimento y os alimentaré.
¡Siervos míos! Todos vosotros estáis desnudos excepto aquel a quien Yo he vestido. Pedidme pues que os vista y os vestiré.
¡Siervos míos! Ciertamente, vosotros os equivocáis día y noche y Yo perdono todas las faltas. Pedidme que os perdone y os perdonaré.
¡Siervos míos! Ciertamente, vosotros no llegaréis a ningún mal que Me perjudique ni bien que Me beneficie.
¡Siervos míos! Aunque todos vosotros, del primero al último, hombres y genios, tuvieseis el corazón como el más puro de vosotros, eso no haría aumentar un ápice Mi reino.
¡Siervos míos! Aunque todos vosotros, del primero al último, hombres y genios, tuvieseis el corazón como el más depravado de vosotros, eso no disminuiría un ápice Mi reino.
¡Siervos míos! Aunque todos vosotros, del primero al último, hombres y genios, os juntarais en un solo territorio para pedirme, le daría a cada uno lo que necesitara sin que por ello disminuyera lo que poseo, más de lo que disminuye el mar cuando una aguja se introduce en él.
¡Siervos míos! No tenéis más que vuestras obras y Yo os haré la cuenta. Después os daré la recompensa por ellas, buena o mala. Quien encuentre el bien que dé alabanzas a Allah; y quien encuentre el mal que no reproche a nadie sino a sí mismo."
(Lo relataron Al-Bujari y Muslim)

(Hadiz número 70 de "Lo más granado de los Jardines de los Justos, del Imam An-Nawawi)

lunes, 22 de octubre de 2012

Los buenos modales


Hoy he escrito un comentario en otro blog expresando mi desagrado ante la mala educación de las personas, concretamente aquellas personas que hacen cosas sin importarles si molestan a otros. Sobretodo cuando hacer las cosas bien muchas veces no cuesta tanto.
No voy a caer en el tópico de decir que las nuevas generaciones están peor educadas que las de antes, porque creo que este comentario se ha venido haciendo desde siempre, con lo cual esta actitud no debe ser nueva.
Y aunque en esta ocasión me voy a referir concretamente a los musulmanes, por supuesto que creo que el respeto y los buenos modales deben estar en todas las personas, sea cual sea su religión. Si bien es cierto que nosotros tenemos la obligación de segir el ejemplo del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), que fue un perfecto ejemplo de buena educación y trato con los demás.

He encontrado un texto que quiero compartir (resumido), lo saqué hace años de una página que se llamaba Musulmanesnuevos y que ya no encuentro, supongo que la han cerrado. Si alguien reconoce la autoría del texto, por favor decídmelo para añadirlo o enlazarlo donde corresponda.

Esta es la recopilación de cuáles deberían ser nuestras buenas características:

- La paciencia
- Al Dikr. El recuerdo de Allah
- Amar a Allah y a su Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)
- Buenos deseos. Querer para los demás lo que queremos para una/o misma/o
- Compromiso con los demás. Un musulmán tiene obligaciones con los musulmanes en general, y en particular con sus padres, familiares y vecinos.
- Respeto a los asuntos ajenos. No calumniar, no hablar mal de los otros en su ausencia y cubrir los errores de nuestros hermanos.
- Conocimiento. Esforzarse por aumentarlo
- Decir la verdad
- Arrepentimiento
- Al Tawaqul. Saber que dependemos de Allah y que no sucede algo sin que Él lo decrete.
- Las obras. Querer hacer buenas obras por temor a Allah. Hacer más de lo obligatorio esperando que esto complete aquello en lo que se ha fallado.
- Aseo. Saber que Allah ama a los limpios y ordenados
- Ihsan. Saber que Allah siempre nos vigila

De Aisha, Allah esté complacido de ella, se transmitió que dijo:
He oído decir al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): Ciertamente, el creyente que observa buena conducta alcanza el grado del que ayuna por el día y reza por la noche.
(Lo relató Abu Daud) 

De Abu Umama Al-Bahili se transmitió que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
Yo garantizo una casa en los alrededores del Jardín para quien abandona la discusión, aunque tenga razón. Y una casa en medio del Jardín para quien abandona la mentira, aunque sea de broma. Y una casa en lo alto del Jardín para el que observe buena conducta.
(Lo relató Abu Daud)
(El Jardín se refiere al Paraíso)  

De Yabir se transmitió que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
El más querido para mí y el que más cerca de mí estará sentado en el Último Día será aquel de vosotros que observe mejor conducta.
Y los más aborrecidos por mí y los más alejados de mí en el Último Día serán los charlatanes, los pomposos y sofisticados, y los soberbios.
(Lo relató At-Tirmidí) 

(Hadices 371, 372 y 373 de "Lo más granado de los Jardines de los Justos", del imam An-Nawawi)




jueves, 18 de octubre de 2012

La fiesta del cordero

Aunque os parezca increíble, todavía me quedaba cordero del Aid del año pasado. Ayer sacamos la última parte del congelador y nos la comimos con un riquísimo cuscus que hemos vuelto a comer hoy porque salió mucha cantidad.
Este fue nuestro cordero:


Cerca de nuestra casa han montado una carpa donde están llegando ya los primeros corderos, esperando que las familias comiencen a comprar el suyo.

Para quienes no conocéis esta fiesta, os cuento un poco.
La fiesta del cordero o Aid al Adha es una de las fiestas más importantes para los musulmanes, junto con el Aid al Fitr (o fiesta de final de Ramadan).
El sentido de la fiesta es recordar cuando el profeta Ibrahim (Abraham, la paz de Allah sea con él) recibió un cordero del Paraíso para sacrificar en lugar de su hijo Ismail (Ismael, la paz de Allah sea con él).

Y le anunciamos un niño que habría de tener buen juicio.
Y cuando este alcanzó la edad de acompañarle en sus tareas, le dijo: ¡Hijo mío! He visto en sueños que te sacrificaba, considera tu parecer. Dijo: ¡Padre! Haz lo que se te ordena y si Allah quiere, encontrarás en mí a uno de los pacientes. 
Y cuando ambos lo habían aceptado con sumisión, lo tumbó boca abajo.
Le gritamos: ¡Ibrahim!
Ya has confirmado la visión que tuviste. Realmente así es como recompensamos a los que hacen el bien.
Esta es, de verdad, la prueba evidente.
Y lo rescatamos poniendo en su lugar una magnífica ofrenda.
Y dejamos su memoria para la posteridad.
Paz para Ibrahim. (Corán 37: 101-109)

Del cordero sacrificado se sacan tres partes. Una para dar o compartir con la familia, otra para quien por motivos económicos no pudo comprar su cordero y la tercera para consumo propio.
Este año esperamos el Aid al Adha para el día 26 de Octubre.  Pero como he comentado en otras ocasiones, no podemos saberlo con seguridad hasta estar aun más cerca porque el calendario musulmán (que es lunar) depende de las fases de la luna.

Nosotros solemos hacer barbacoa ese día, comemos los trocitos de cordero en brochetas y acompañamos con té.
Me gustaría que me contáseis cómo celebráis este día otras familias musulmanas, dónde lo pasaréis este año y cómo lo habéis vivido los años anteriores.

martes, 16 de octubre de 2012

Camino de La Meca

Varios vecinos del barrio, junto con mucha gente de nuestra ciudad y de todo el país, están saliendo de viaje estos días en dirección a La Meca para hacer la Peregrinación.
Son millones de personas las que se desplazan hasta la Mezquita Sagrada y el país de acogida (Arabia Saudí) tiene que hacer grandes gestiones para controlar que todo esté bien y poner orden entre toda esta multitud de personas, por eso también existe un límite en el número de personas que pueden entrar.
En Marruecos se hace un sorteo entre todas las personas apuntadas, que siempre son más de las que se admiten. Me gustaría que me dijeséis cómo se hace en otros países.

La Peregrinación se puede hacer en cualquier momento del año, en lo que se conoce como Umra (o Peregrinación Menor). Pero el Hayy (o Peregrinación Mayor) se hace en unos días concretos del mes de Dhul Al-Hiyyah (el último mes del calendario musulmán).
El Hayy se considera uno de los cinco pilares del Islam, y es obligatorio para todo musulmán y musulmana hacerlo al menos una vez en la vida siempre que los medios económicos y la salud lo permitan.

Es cierto que la primera casa que fue erigida para los hombres fue la de Bakka, bendita y guía para todos los mundos.
En ella hay signos claros: La estación de Ibrahim; quien entre en ella, estará a salvo. Los hombres tienen la obligación con Allah de peregrinar a la Casa, si encuentran medio de hacerlo. Y quien se niegue...
Ciertamente Allah es Rico con respecto a todas las criaturas. (Corán 3:96-97)
(Bakka es una variante de Makka, Meca)


El origen del Hayy se remonta a los tiempos del profeta Ibrahim (Abraham, la paz de Allah sea con él) que construyó la Kaaba (que ahora se encuentra dentro de la Mezquita Sagrada de La Meca) junto con su hijo, el profeta Ismail (Ismael, la paz de Allah sea con él).
Después de la construcción, ellos realizaban el Hayy cada año y fueron transmitiendo esta tradición a las demás generaciones hasta que la idolatría invadió toda la zona y la peregrinación perdió toda su pureza y sentido religioso de adoración a Allah.
Esto permaneció así por muchísimos años y fue el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) quien devolvió la dignidad a la Kaaba y al Hayy, aboliendo todas las prácticas indignas basadas en la ignorancia y estableciendo la Peregrinación como un acto de obediencia a Allah y dedicado únicamente a Su recuerdo.

Se transmitió de Abu Huraira que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"¡Una peregrinación menor (Umra) hasta otra, cubre las faltas que ha habido entre ambas. Y una peregrinación mayor (Hayy) impecable, no tiene otra gratificación que el Jardín (el Paraíso)!"
(Lo relataron Al-Bujari y Muslim)

miércoles, 10 de octubre de 2012

Las últimas palabras


Una vez una persona cuya pasión era el ajedrez se encontraba agonizando, y alguien le dijo: ¡Di: La ilaha illa Allah! (no hay más divinidad que Allah). Entonces respondió: ¡Jaque mate! e inmediatamente murió.
Fue narrado también acerca de un hombre que acostumbraba a sentarse con gente que consumía bebidas alcohólicas. Cuando agonizaba le fue dicho: ¡Di el testimonio de fe! (o sea, La ilaha illa Allah). Pero él respondió: ¡Bebed y servidme un poco! y después de esto murió.
(Extraído de La Resurrección Menor, de Omar S. Al Ashqar)

El momento de la muerte es un instante trascendental porque a partir de ahí finalizan nuestras obras y ya no podremos cambiar nada.
Hasta ese momento es el tiempo de arrepentirse o afianzar nuestra fe, pero como la angustia nos puede quizá no estemos preparadas para reaccionar de la forma adecuada. Por eso no hay que esperar al último minuto para cambiar o arrepentirnos, por si acaso fallamos y no nos da tiempo o no somos capaces de hacerlo.
Hagamos ese esfuerzo cada día como si fuese a ser el último porque nadie sabe cuando llegará su hora.
Igualmente, si tenemos la costumbre de decir La ilaha illa Allah con frecuencia cada día, en el momento de la muerte nos saldrá como algo automático.

Ibn Taimiiah mencionó que Shaitan (Satanás) se esfuerza lo más que puede en desviar a la persona en el momento de su muerte.
También fue narrado: Shaitan se esfuerza lo más que puede en tentar al hijo de Adán en el momento de la muerte, y les dice a sus ayudantes: Tratad de engañarlo con esto, pues si se os escapa (es decir, muere) no podréis engañarlo nunca más.

Que Allah nos proteja y nos guíe en ese momento tan crítico.

sábado, 6 de octubre de 2012

Arreglarnos para los de fuera


Durante mucho tiempo he visto como algo normal o habitual en mi entorno el hecho de dar más importancia a la gente de fuera de nuestro hogar que a los de dentro.
Dicho así puede parecer una afirmación con la que casi nadie estará de acuerdo y si preguntamos, la respuesta más común será que no, que las personas con las que compartimos nuestra vida son las más importantes para nosotras.
Sin embargo, nuestros actos (me refiero a las mujeres en general) a veces nos contradicen.

En el lugar en el que vivía antes, en mi anterior forma de vida antes de convertirme al Islam, era frecuente ver a la mayoría de las mujeres esforzándose en estar lo más arregladas y guapas a la hora de salir a trabajar, a estudiar, a pasear, a comprar... cualquier acto exterior en el que nos van a ver otras personas ajenas.
Y luego, en muchas ocasiones, se guarda para estar en casa la ropa más desaliñada, la más estropeada, la que nunca nos pondríamos para salir fuera... con la excusa de que en casa nos gusta estar cómodas.
Lo mismo ocurre con peinados, maquillaje, joyas... y demás adornos.
La consigna suele ser estar impecables para que nos vean los de fuera y descuidarnos cuando estamos únicamente con los de dentro.

Nuestra familia más cercana, con quienes convivimos a diario, marido e hijos, seguramente también gustarán de ver nuestra intención de estar arregladas para ellos. Seguramente nadie lo merece tanto.
Estar cómodas no implica estar mal vestidas, como muchas imágenes reales que me vienen ahora a la cabeza. No implica estar despeinadas o sentarnos a desayunar sin habernos lavado la cara antes, como jamás se nos ocurriría presentarnos ante nuestros jefes o compañeros de trabajo.
La excusa de la confianza no creo que sea válida en estas cuestiones.

Las mujeres cercanas a mí en estos momentos tienen la costumbre de estar en casa con pijamas o camisones, que no son los mismos que luego usarán para dormir, sino otras prendas cuya principal ventaja es la comodidad. Y a pesar de que a alguien le pueda parecer que no es ropa atractiva tal y como yo propongo, os aseguro que hay pijamas realmente bonitos con los que estar a gusto y además muy guapas.
También existe la posibilidad de ponernos otra ropa de calle.
¿Por qué no cogemos la mejor ropa que tengamos en nuestro armario y nos la ponemos para pasar la tarde en nuestra casa, compartiendo ese momento únicamente con quienes viven dentro de nuestro hogar?

sábado, 29 de septiembre de 2012

La lluvia


Hace tres días cambió el tiempo en mi ciudad, bajó la temperatura y llegó la lluvia.
A pesar de que siempre fui una amante del verano, reconozco que los paisajes otoñales tienen mucho encanto. Y la lluvia siempre provoca en mí sentimientos especiales.
Si cae a chaparrones me gusta mirarla desde mi ventana. Y si es una lluvia suave siento que me está invitando a pasear bajo ella.

Tengo un recuerdo de muy pequeña, tonos grises y marrones entre los que destaca mi chaqueta azul celeste. La calle empedrada, cuando las calles de los pueblos aun eran de piedra, y el olor a campo mojado.
Y yo inmóvil bajo la lluvia, sintiendo el agua caer sobre mi pelo y mi cara.

He tenido esa necesidad muchas veces, ya de mayor.
Ponerme bajo la lluvia, con los brazos extendidos y mirando al cielo. Y sentir cada gota fundiéndose conmigo. Imaginar, y creerlo realmente así, que la lluvia limpiaba mi alma arrastrando con ella todas las heridas no cerradas y todo aquello que no me gustaba demasiado.

Me resultaba difícil de explicar y difícil de entender hasta que un día lo leí por primera vez y entonces me emocioné y comprendí muchas de las cosas que había sentido antes.

Cuando os cubrió como protección un sueño que venía de Él e hizo caer sobre vosotros agua del cielo para con ella purificaros, quitaros la suciedad del Shaytán, dar firmeza a vuestros corazones y afianzar así vuestros pasos. (Corán 8:11)

sábado, 15 de septiembre de 2012

El amor por el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)


Ayer escribí una entrada incluyendo unos hadices y una aya del Corán en los que se mencionaba el amor de los musulmanes por el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él).
Hoy quiero referirme al significado y las implicaciones de ese sentimiento.

Amar al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) pasa por conocerle, seguirle, aplicar sus enseñanzas, difundir su mensaje en la medida que podamos e imitarle en todos los instantes de nuestra vida porque él es el perfecto modelo a seguir.
Es importante leer su biografía y estudiar los hadices que recogen todas sus instrucciones y nos hablan de cómo era en cada situación de su vida.
Sabremos así que fue una persona de virtudes muy elevadas, con una conducta intachable y un comportamiento digno de imitar. 
Fue un hombre irrepetible y nunca lograremos igualarle, pero debemos esforzarnos en acercarnos lo máximo posible.

A lo largo de su vida padeció multitud de ofensas y las soportó con paciencia, nunca se dejó llevar por la ira o la violencia a causa de ello y jamás mató a nadie a causa de ello.
Ese debe ser nuestro ejemplo porque así era nuestro amado Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él).
Saber contener nuestras emociones y no dejarnos llevar por los malos sentimientos; procurar no cometer corrupción, daño, ni injusticia... ese es el comportamiento ejemplar de todo buen musulmán y toda buena musulmana.

Os dejo un muy buen enlace que he encontrado en Islamgurea. Son Cien Maneras de Apoyar al Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y podéis verlo aquí.


viernes, 14 de septiembre de 2012

La libertad de expresión


Esta es una frase muy escuchada: La libertad de uno termina donde empieza la del otro.
Esto debería aplicarse también a la tan nombrada "libertad de expresión", ya que apelando a ella se cometen muchas veces toda clase de abusos.
Libertad de expresión no debe ser nunca libertad de ofender.
Basta ya de tantos ataques morales gratuitos hacia las creencias más profundas de millones de personas.
Basta ya de tantas ofensas y faltas de respeto.
Basta ya de provocaciones.
Y basta ya de insultos a nuestro Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), el profeta que vino a toda la humanidad.

Anas refirió que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: "Ninguno de vosotros creerá hasta que yo sea más querido para él que sus hijos, su padre y todo el mundo". (Bujari, Muslim y An-Nasai).

En un hadiz de Anas, el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: "Cualquiera que me ame estará conmigo en el Jardín" (al-Isfahani).

Di: Si vuestros padres, esposas, vuestro clan familiar, los bienes que habéis obtenido, el negocio cuya falta de beneficio teméis, las moradas que os satisfacen, os son más querido que Allah, Su Mensajero y la lucha en Su camino... Esperad hasta que Allah llegue con Su orden.
Allah no guía a gente descarriada. (Corán 9:24)


jueves, 13 de septiembre de 2012

Bilal Ibn Rabah

Bilal (que Allah se complazca de él) solía decir sobre sí mismo: "soy un negro etíope, ayer era un esclavo".

Bilal Ibn Rabah era un esclavo que oyó hablar del profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y la nueva religión que predicaba, una religión universal e igualitaria, así sintió la llamada del Islam.
Sus amos decidieron torturarlo hasta que renegase de su fe, pero no lo consiguieron, a pesar de sus crueles castigos. 
Fue el primer esclavo que se convirtió al Islam y más tarde fue comprado y liberado inmediatamente por Abu Bakr (que Allah se complazca de él).

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) lo eligió para un cargo que implicaba mucho prestigio: Muaddhen, la persona que pronuncia el Adhán (la llamada a la oración).
Entre todas las personas a las que pudo otorgar tan alto honor, eligió a un hombre negro, antiguo esclavo, dando así una lección a toda la humanidad.

Fue también una de las personas a las que se les anunció el Paraíso, tal y como se relata en el hadiz tomado del libro "El Paraíso y el Infierno", de Omar S. Al Ashqar:

At Tabarani e Ibn Adi relataron con un isnad Sahih de Abu Umamah que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:
"Entré al Paraíso, y oí pasos delante de mí. Entonces pregunté: "¿Qué es ese sonido?" Me fue dicho: "Ese es Bilal, caminando delante de ti".

Bilal Ibn Rabah es un símbolo dentro del Islam, transmitiéndonos un claro mensaje: la igualdad de todas la personas en dignidad, sea cual sea su origen, y sea cual sea su raza.


viernes, 31 de agosto de 2012

El rechazo de los demás


Normalmente a las personas nos afecta mucho el rechazo de los demás.
Ir contra-corriente se hace difícil muchas veces y nos genera ansiedad el momento de dar ciertos pasos, sabiendo o temiendo la reacción de quienes nos rodean.
A menudo tomar decisiones libremente nos acarrea discriminación por parte de los otros.

Estos sentimientos de ansiedad o miedo son comunes en muchas de nosotras, las musulmanas conversas, cuando decidimos usar el hiyab (el pañuelo que cubre nuestro pelo).
Estas son algunas de las cosas que nos pueden ocurrir:
- Incomprensión y rechazo de familiares, vecinos, amigas o compañeros de trabajo
- Las personas cercanas pueden sentir vergüenza y pretender que no se nos vea demasiado
- Nos suelen tomar por extranjeras y no falta quien nos dice que nos vayamos a nuestro país
- Nos suelen tomar por tontas y hablan sobre nosotras, ante nuestra misma cara, como si no estuviéramos delante
- Es frecuente que nos cueste el puesto de trabajo
- Hay centros educativos en los que supone la expulsión inmediata
- Cualquiera se cree con derecho a opinar sobre nuestra ropa y a ordenarnos que nos vistamos de otra forma

Palabras de reconocimiento para mis valientes hermanas que aguantan estas cosas cada día, con la firmeza que da saber que estás haciendo lo correcto por Allah.
Y mucho ánimo para una hermana que por amor a Allah quiere cubrirse aun más. Sea lo que sea que hagas, que Allah te recompense por tu intención.

lunes, 20 de agosto de 2012

Mabruk al Aid

Ha terminado Ramadan y este es el resultado de todo lo vivido en este mes:

Gracias a Allah por haberme permitido vivir el mes de Ramadan como musulmana por novena vez. Insha Allah que haya muchas más.
Gracias a Allah porque nunca nos ha faltado la comida y la bebida para romper el ayuno.
Gracias a Allah por la fortaleza, la paciencia y la disciplina.
Gracias a Allah por haber podido leer el Corán completo y por haberme facilitado el poder escribir en este blog las entradas correspondientes a los 30 días de Ramadan.
Gracias a Allah por haberme ayudado a aprender de los malos momentos.
Gracias a Allah por los buenos consejos recibidos.
Gracias a Allah por propiciar que yo sepa ver mis fallos y que sepa perdonar.

Pido a Allah que acepte mi ayuno.
Pido a Allah Su protección y Su provisión, en ad-dunia y en al-Ájira.
Pido a Allah que nos ayude a ser una familia unida y una buena familia de musulmanes.
Pido a Allah que me ayude a ser mejor persona y un buen modelo para mi hijo.
Pido a Allah la firmeza necesaria para poder cumplir los propósitos que me he puesto como tarea a partir de este mes.
Amin.

Mabruk al Aid.

domingo, 19 de agosto de 2012

Día 30 de Ramadan, 1433

Él es Allah, Quien no hay dios sino Él, el Conocedor del No-Visto y de lo Aparente.
Él es el Misericordioso, el Compasivo.
Él es Allah, Quien no hay dios sino Él, el Rey, el Purísimo, la Paz, el que da Seguridad, el Vigilante, el Irresistible, el Compulsivo, el Soberbio.
¡Gloria a Allah por encima de lo que le asocian!
Él es Allah, el Creador, el Originador, el Modelador.
Suyos son los nombres más hermosos. A Él Lo glorifica cuanto hay en los cielos y en la tierra.
Y Él es el Irresistible, el Sabio. (Corán 59:22-24)

El Purísimo, Al-Quddus, el que está libre de atributos e imperfecciones humanas, el inconexo, el absoluto.
La Paz, As-Salam, el que pone a salvo a Sus siervos o el que está a salvo de las imperfecciones.
El que da Seguridad, Al-Mumin, el que da seguridad a Sus siervos y también el que confirma a Sus siervos en su creencia.
El Soberbio, Al-Mutakabbir. Es un atributo de majestad que carece evidentemente de la connotación negativa que tiene cuando se atribuye al hombre, puesto que a Allah sí le pertenece tal atributo.
(Notas sacadas de mi ejemplar del Corán)


sábado, 18 de agosto de 2012

Día 29 de Ramadan, 1433

¡Lee en el nombre de tu Señor que ha creado!
Ha creado al hombre de un coágulo.
¡Lee, que tu Señor es el más Generoso!
El que enseñó por medio del cálamo, 
enseñó al hombre lo que no sabía. (Corán 96:1-5)

Esto es lo primero que fue revelado del Corán.
Se encontraba el profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) de retiro en la cueva de Hirá, en la cual permanecía noches enteras meditando sobre la Creación de Dios. Entonces acudió a él el ángel Yibril (Gabriel, la paz de Allah sea con él) y le dijo Iqra (lee, recita).
Recordemos que el profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) no sabía leer, eso fue lo que respondió. Y le fueron inspiradas estas ayas.

Estas cinco ayas recogen la importancia de buscar el conocimiento, hacen referencia a la lectura y a la escritura (enseñó por medio del cálamo) como métodos para aprender y dejar constancia de lo aprendido.

El cálamo es una caña hueca, cortada oblicuamente en su extremo, que se utilizaba para escribir en la antigüedad.




viernes, 17 de agosto de 2012

Día 28 de Ramadan, 1433

Porque es cierto que junto a la dificultad hay facilidad.
Sí, junto a la dificultad hay facilidad.
Así pues, cuando hayas acabado, esfuérzate por más. (Corán 94:5-7)

Un mensaje de esperanza.
La vida terrenal es una prueba, pasamos exámenes cada día, unos más duros que otros. Todo tiene un motivo y un sentido.
En tiempos de dificultades recordemos que Allah nos ha dicho que nos dará a continuación la facilidad. Y confiémonos en Él.


jueves, 16 de agosto de 2012

Día 27 de Ramadán, 1433

¿Sois vosotros más difíciles de crear o el cielo que Él edificó?
Elevó su techo y lo hizo armonioso.
Cubrió su noche y mostró su claridad diurna.
Y después de eso extendió la tierra,
e hizo salir de ella su agua y su pasto, y fijó las montañas.
Como disfrute para vosotros y para vuestros rebaños. (Corán 79:27-33)


miércoles, 15 de agosto de 2012

Día 26 de Ramadan, 1433

Todo lo que hay en los cielos y en la tierra glorifica a Allah y Él es el Poderoso, el Sabio.
Suya es la soberanía de los cielos y de la tierra, da la vida y da la muerte y es Poderoso sobre todas las cosas.
Él es el Primero y el Último, el Manifiesto y el Oculto y es Conocedor de todas las cosas.
Él es Quien creó los cielos y la tierra en seis días y a continuación se asentó en el Trono. Conoce lo que entra en el seno de la tierra y lo que sale de ella, lo que cae del cielo y lo que a él asciende. Y está con vosotros dondequiera que estéis. Allah ve lo que hacéis.
Suya es la soberanía de los cielos y de la tierra y a Allah regresan los asuntos.
Hace que la noche penetre en el día y que el día penetre en la noche y es el Conocedor de lo que encierran los pechos.
Creed en Allah y en Su mensajero y gastad de aquello que ha delegado en vosotros porque los que de vosotros crean y den con generosidad tendrán una enorme recompensa. (Corán 57:1-7)


martes, 14 de agosto de 2012

Día 25 de Ramadan, 1433

Di: Él es Allah, Uno.
Allah, El Señor Absoluto.
No ha engendrado ni ha sido engendrado.
Y no hay nadie que se le parezca. (Corán 112:1-4)

Esta es la Sura Al-Ijlás, La Adoración Pura.
Allah es el Único, el Impar. Aquel que no tiene parecido ni compañero; no tiene hijos, ni asociado. Aquel a quien nos dirigimos para las necesidades.
Es el Eterno, el Que permanece imperecedero.
No hay nada como Él ni nadie que pueda ser comparado a Él.
(Extraído del Tafsir de Al-Qurtubí. Tomo 10. Traducido al español por Zakaríya Maza Abu Mubarak)

En el mismo libro encontramos este hadiz:
Dijo el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): Quien recitara Al-Ijlás en la enfermedad de su muerte, no sería probado en la tumba. Se verá a salvo de la estrechez de la tumba. Y los ángeles en el Día del Juicio lo cogerán de las manos hasta cruzar el sirat hacia el Jardín.
(Sirat es el sendero que conduce al Paraíso, un puente sobre el Infierno)

Son muchas las compensaciones que trae la recitación frecuente de esta sura.


lunes, 13 de agosto de 2012

Día 24 de Ramadan, 1433

¡Vosotros que creéis! Que no se burlen unos hombres de otros porque pudiera ser que estos fueran mejores que ellos. Ni unas mujeres de otras, porque pudiera ser que estas fueran mejores que ellas.
Y no os difaméis unos a otros ni os insultéis con apodos.
Malo es dar un nombre de perversión después de ser creyente.
Y quien no se vuelva en arrepentimiento... Esos son los injustos.
¡Vosotros que creéis! Abandonad muchas de las suposiciones.
Es cierto que algunas de ellas son delito. Y no os espiéis unos a otros ni habléis mal de otros cuando no estén presentes.
¿Acaso le gustaría a uno de vosotros comer la carne de su hermano muerto? Os resultaría horrible.
Y temed a Allah pues realmente Allah acepta a quien se vuelve a Él y es Compasivo. (Corán 49:11-12)

Se nos ordena alejarnos de las murmuraciones, calumnias, difamaciones, cotilleos, burlas y ofensas.
Y hablar mal de otra persona cuando no está presente se considera algo tan malo que se compara con comer su carne cuando haya muerto.
Cuidemos, pues, nuestra lengua y nuestras palabras.


domingo, 12 de agosto de 2012

Día 23 de Ramadan, 1433

Las cosas que se os dan son sólo disfrute de la vida de este mundo, pero lo que hay junto a Allah es, para los que creen y se abandonan en su Señor, mejor y más duradero.
Los que se apartan de las faltas graves y las indecencias y, cuando se enfadan, perdonan.
Y los que responden a su Señor, establecen el salat, se piden consejo en los asuntos y dan de la provisión que les damos. (Corán 42:33-35)


sábado, 11 de agosto de 2012

Día 22 de Ramadan, 1433

Y brillará la tierra con la luz de tu Señor, se colocará el Libro, se hará venir a los profetas y a los testigos y se juzgará entre ellos sin que sufran injusticia.
Cada alma será retribuida según sus obras, y Él es el que mejor conoce lo que hacen. (Corán 39:66-67)


viernes, 10 de agosto de 2012

jueves, 9 de agosto de 2012

Día 20 de Ramadan, 1433

Es verdad que a los musulmanes y a las musulmanas, a los creyentes y a las creyentes, a los obedientes y a las obedientes, a los veraces y a las veraces, a los pacientes y a las pacientes, a los humildes y a las humildes, a los que dan con sinceridad y a las que dan con sinceridad, a los que ayunan y a las que ayunan, a los que guardan sus partes íntimas y a las que las guardan y a los que recuerdan mucho a Allah y a las que recuerdan; Allah les ha preparado un perdón y una enorme recompensa. (Corán 33:35)

Esta aya es una de las muchas pruebas de que en el Islam hombres y mujeres somos igual de importantes. Aquí, concretamente, se hace referencia a la igualdad de cualidades y de recompensas entre le hombre y la mujer.


miércoles, 8 de agosto de 2012

Día 19 de Ramadan, 1433

Y no invoques a otro dios junto a Allah. No hay dios sino Él, todo perecerá excepto Su Faz. Suyo es el juicio y a Él habéis de regresar. (Corán 28:88)


martes, 7 de agosto de 2012

Día 18 de Ramadan, 1433

Dijo el profeta Salih (la paz de Allah sea con él):
Y no obedezcáis lo que os mandan los que sobrepasan los límites.
Esos que siembran corrupción en la tierra en vez de poner orden. (Corán 26:151-152)

Dijo el profeta Shuayb (la paz de Allah sea con él):
Sed justos al medir sin perjudicar a la gente en ello.
Y pesad con la balanza equilibrada sin menguar a la gente en sus cosas.
Y no cometáis maldades en la tierra como corruptores. (Corán 26:181-183)


lunes, 6 de agosto de 2012

Día 17 de Ramadan, 1433

Allah es la luz de los cielos y la tierra. Su luz es como una hornacina en la que hay una lámpara; la lámpara está dentro de un vidrio y el vidrio es como un astro radiante.
Se enciende gracias a un árbol bendito, un olivo que no es ni oriental ni occidental, cuyo aceite casi alumbra sin que lo toque el fuego. Luz sobre luz. Allah guía hacia Su luz a quien quiere.
Allah llama la atención de los hombres con ejemplos y Allah conoce todas las cosas. (Corán 24:35)

Allah es la fuente de la luz en los cielos y en la tierra.
Es Él Quien los alumbra con la luz perceptible que nos permite circular y observar, y con la luz espiritual que nos permite advertir la verdad, la justicia, el saber, la virtud, la senda recta y la fe, tanto con las constataciones, como con la facultad de percepción de que Allah proveyó a Sus criaturas.
Esto incita a creer en la existencia de Allah y lleva al hombre a creer en el Creador, alabado sea. 
El ejemplo de su grandiosa luz y de sus deslumbrantes evidencias es como la luz de un nicho de luz deslumbrante; en dicho nicho hay una lámpara límpida que brilla cual deslumbrante astro; la lámara extrae su energía del aceite del olivo, árbol bien bendito que crece en una tierra noble en un lugar templado, que no es oriental (y por lo tanto no favorecido con el calor del sol al final del día), ni es occidental (privado del calor del sol al principio del día). Su aceite alumbra aunque no le toque el fuego, todo lo cual aumenta la luz de la lámpara. ¡Es luz sobre luz! ¡Esplendor sobre esplendor!
Y es así como las constataciones perceptibles y espirituales, esparcidas por el Universo, son deslumbrantes evidencias que no permiten que quepa la menor duda acerca de la existencia de Allah y que imponen la fe en Él, en Sus mensajes y en lo que transmitió.




domingo, 5 de agosto de 2012

Día 16 de Ramadan, 1433

Di: Si el mar fuera la tinta para las palabras de mi Señor, se agotaría antes de que las palabras de mi Señor se acabaran, incluso si trajéramos otro tanto. (Corán 18:104)



sábado, 4 de agosto de 2012

Día 15 de Ramadan, 1433

Allah os hizo salir del vientre de vuestras madres y no sabíais nada. Y os dio el oído, la vista y un corazón para que pudierais agradecer.
¿Es que no ven a las aves subordinadas en el aire del cielo?
Sólo Allah las sostiene. Realmente en eso hay signos para gente que no cree.
Y Allah ha hecho de vuestras casas descanso para vosotros.
Y ha hecho que con las pieles de los animales de rebaño podáis haceros casas que os resultan ligeras el día que tenéis que partir y el día que acampáis; y de sus lanas, pieles y pelo, obtenéis enseres y disfrute hasta un tiempo.
Y de lo que ha creado hay cosas que os proporcionan sombra, refugios en las montañas, vestidos que os protegen del calor y vestidos que os protegen de vuestra propia violencia.
Así es como Allah completa Sus bendiciones con vosotros para que podáis someteros. (Corán 16:78-81)



viernes, 3 de agosto de 2012

Día 14 de Ramadan, 1433

Dijo el profeta Yusuf (José, la paz de Allah sea con él):
¡Señor mío! Me has dado soberanía y me has enseñado a interpretar los relatos.
Tú que creaste los cielos y la tierra, eres mi Protector en esta vida y en la Última. Haz que muera sometido a Ti y reúneme con los justos. (Corán 12:101)


jueves, 2 de agosto de 2012

Día 13 de Ramadan, 1433

Di: No nos ocurre sino lo que Allah ha escrito para nosotros.
Él es Quien vela por nosotros y en Allah se confían los creyentes. (Corán 9:51)


miércoles, 1 de agosto de 2012

Día 12 de Ramadan, 1433

Esos que siguen al Mensajero, el Profeta iletrado, al que encuentran descrito en la Torá y en el Inyil, y que les ordena lo reconocido y les prohíbe lo reprobable, les hace lícitas las cosas buenas e ilícitas las malas y los libera de las cargas y de las cadenas que pesaban sobre ellos.
Y aquellos que creen en él, le honran, le ayudan y siguen la luz que fue descendida con él; esos son los afortunados.
Di: ¡Hombres! Es cierto que yo soy para vosotros el Mensajero de Allah, a Quien pertenece la soberanía de los cielos y la tierra.
No hay dios sino Él, da la vida y da la muerte; así que creed en Él y en su Mensajero, el Profeta iletrado que cree en Allah y en sus palabras y seguidle para que tal vez os guiéis. (Corán 7: 157-158)

La Torá es el libro sagrado de los judíos.
El Inyil es el evangelio revelado por Dios al profeta Isa (Jesús, la paz de Allah sea con él). No se corresponde con ninguno de los cuatro evangelios canónicos.
Los musulmanes creemos en todos los libros revelados anteriormente por Dios, siempre refiriéndonos a su contenido original, siempre que se pueda comprobar que no han sido cambiados en ni una sola de sus palabras.

El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), el profeta iletrado que nunca supo leer ni escribir, que aparece descrito en la Torá, en el Inyil y en otras escrituras anteriores a él.
El último profeta, que fue enviado a toda la humanidad.


lunes, 30 de julio de 2012

Día 10 de Ramadan, 1433

Creó los cielos y la tierra con la verdad, os dio forma e hizo que fuera la mejor. A Él se ha de retornar. (Corán 64:3)




Día 9 de Ramadan, 1433

Y el día en que veas a los creyentes y a las creyentes, y su luz mostrándose por delante de ellos y a su derecha. Hoy vuestras buenas nuevas son jardines por cuyo suelo corren los ríos, en los que serán inmortales. Ese es el inmenso triunfo. (Corán 57:12)




Día 8 de Ramadan, 1433

Todo aquello en lo que no estáis de acuerdo, su juicio se remite a Allah. Ese es Allah, mi Señor, a Él me confío y a Él me vuelvo en todo. (Corán 42:8)


Día 7 de Ramadan, 1433

Allah ha hecho descender el más hermoso de los relatos: Un libro homogéneo, reiterativo. A los que temen a su señor les eriza la piel y ésta y sus corazones se enternecen con el recuerdo de Allah. Es la guía de Allah con la que Él guía a quien quiere.
Aquel a quien Allah extravía no habrá quien lo guíe. (Corán 39:22)


martes, 24 de julio de 2012

Día 4 de Ramadan, 1433

La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente; el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día, en los ángeles, en los Libros y en los profetas, el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberar esclavos; el que establece el salat y entrega el zakat; el que es fiel a los compromisos cuando los contrae; el paciente en la adversidad y en la desgracia y en los momentos más duros de la lucha.
Esos son los veraces y esos son los temerosos. (Corán 2:176)

Salat es cada una de nuestras oraciones.
Zakat es un impuesto obligatorio que consiste en que todo musulmán (excepto en caso de pobreza) debe pagar cada año el 2,5% de sus beneficios para dárselo a los necesitados. Más adelante, Insha Allah, escribiré sobre esto con más detalle.


lunes, 23 de julio de 2012

Día 3 de Ramadan, 1433

Ciertamente en la creación de los cielos y de la tierra, en la sucesión de la noche y el día, en la nave que navega en el mar y de la que los hombres se benefician, en el agua que Allah hace descender del cielo con la que vivifica la tierra después de haber estado muerta, en cómo se han diseminado por ella toda clase de criaturas y en el cambio de dirección de los vientos y de las nubes sometidas entre el cielo y la tierra, hay signos para una gente que entienda. (Corán 2:163)


domingo, 22 de julio de 2012

Día 2 de Ramadan, 1433

Allah, no hay dios sino Él, el Viviente, el Sustentador. 
Ni la somnolencia ni el sueño Le afectan. 
Suyo es cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. 
¿Quién puede interceder por alguien ante Él, si no es con Su permiso? Sabe lo que hay ante ellos y lo que hay tras ellos, y no abarcan nada de Su conocimiento, a menos que Él quiera.
El escabel de Su trono abarca los cielos y la tierra y no Le causa fatiga mantenerlos. 
Él es el Elevado, el Inmenso. (Corán 2:253-254)

Se conoce como Aya al Kursi (del Trono).

Se relató que Muhammad ibn al-Hanafiya dijo: "Cuando se reveló la aya del Trono se cayeron todos los ídolos del mundo y todos los reyes del mundo, y también todas las coronas se cayeron de sus cabezas. Los diablos salieron huyendo atropellándose unos a otros para advertir de ello a Iblis (Satanás). Entonces, les ordenó buscar las causas, y llegaron a Medina y supieron que la aya del Trono se había revelado".
(Extraído del Tomo 2 del Tafsir del Corán de Al-Qurtubí, traducido al español por Zakaríya Maza Abu Mubarak).


sábado, 21 de julio de 2012

Día 1 de Ramadan, 1433

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos.
El Misericordioso, el Compasivo.
Rey del Día de la Retribución.
Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda.
Guíanos por el camino recto, 
el camino de los que has favorecido,
no el de los que son motivo de ira ni el de los extraviados.
(Corán 1:1-7)

Al Fatiha (la apertura) es la primera sura (capítulo) del Corán.
La sura que abre el Libro, de ahí su nombre.
Recitamos esta sura varias veces en cada una de nuestras oraciones.
Quienes cumplimos con nuestras cinco oraciones diarias obligatorias, recitamos Al Fatiha 17 veces al día (sin contar las oraciones voluntarias).


domingo, 15 de julio de 2012

Mi plan para Ramadan

Insha Allah ya faltan muy pocos días para el comienzo de Ramadan.
En los días de este mes, mi propósito es publicar una entrada cada día (espero poder hacerlo) compartiendo una o varias ayas (versículos) del Corán.
A veces comentaré algo sobre ellas y muchas veces no añadiré nada más.

Durante un mes, por tanto, los temas variados de los que escribo aquí quedarán aparcados esperando su turno después, a no ser que por algún motivo sienta un deseo muy grande de compartir alguna otra cosa, pero en principio no es esa mi intención.

Aprovecho para recordar a las personas musulmanas la importancia de leer el Corán completo durante el mes de Ramadan.

Ramadan Mubarak


martes, 10 de julio de 2012

Ramadan

Ramadan es el noveno mes del calendario musulmán.
Al ser un calendario lunar, los meses van "moviéndose" a lo largo de las diferentes estaciones del año. En esta ocasión, esperamos que Ramadan comience (si Dios quiere) el 20 de Julio, aunque no lo sabremos con certeza hasta que estemos aun más cerca, ya que todo depende de las fases de la luna. Por este mismo motivo suele haber una diferencia de un día entre algunos países.

Seguramente las personas no musulmanas habéis oído hablar de Ramadan en la tele.
Hay gente que sabe que es un mes de ayuno para los musulmanes y que desde el alba hasta el ocaso no comemos, no bebemos y no mantenemos relaciones sexuales.
Pero esto es sólo una parte de lo que realmente significa el mes sagrado de Ramadan para los musulmanes.

Ramadan es un mes espiritual, profundo, de meditación, de reflexión, de volvernos hacia nuestro interior, de rezar más allá de las oraciones obligatorias, de leer el Corán, de conectar con lo que nos rodea de una forma mucho más intensa, sin distracciones.
¿Cómo conseguimos esto?
Haciendo el esfuerzo de dejar a un lado lo físico durante una parte del día.

Por medio de un auténtico ejercicio mental, nos elevamos sobre nuestras necesidades corporales y conseguimos que predomine nuestra parte más espiritual, quedando la mente y el alma por encima del cuerpo.
Esto nos proporciona equilibrio, paz interior, claridad de pensamiento y templanza. Nos sirve de lección para superar momentos difíciles de nuestra vida.

Es un momento feliz cuando va avanzando la tarde y se acerca el momento del desayuno (de romper el ayuno). Esa felicidad de las cosas sencillas: el ruido de los cacharros en la cocina, los olores, poner la mesa con mucho cariño para recibir a los familiares que vendrán a comer.
Y hay un instante muy emotivo, cuando escuchamos la llamada a la oración que nos indica que ya podemos romper el ayuno.
Haciendo un último esfuerzo, aguantamos un poco más el primer bocado y, en voz alta o en nuestro pensamiento, nos acordamos de los que tienen menos que nosotros, de los que no comen casi nunca, y pedimos por ellos. Pedimos también a Dios que nos ayude a ser mejores personas y Le damos las gracias por todo lo que tenemos.

Entonces, con tranquilidad y sin caer en el ansia ni en el exceso, saboreamos un trozo de dátil, un sorbo de agua... y recordamos así la grandeza que se esconde en las pequeñas cosas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...