sábado, 29 de septiembre de 2012

La lluvia


Hace tres días cambió el tiempo en mi ciudad, bajó la temperatura y llegó la lluvia.
A pesar de que siempre fui una amante del verano, reconozco que los paisajes otoñales tienen mucho encanto. Y la lluvia siempre provoca en mí sentimientos especiales.
Si cae a chaparrones me gusta mirarla desde mi ventana. Y si es una lluvia suave siento que me está invitando a pasear bajo ella.

Tengo un recuerdo de muy pequeña, tonos grises y marrones entre los que destaca mi chaqueta azul celeste. La calle empedrada, cuando las calles de los pueblos aun eran de piedra, y el olor a campo mojado.
Y yo inmóvil bajo la lluvia, sintiendo el agua caer sobre mi pelo y mi cara.

He tenido esa necesidad muchas veces, ya de mayor.
Ponerme bajo la lluvia, con los brazos extendidos y mirando al cielo. Y sentir cada gota fundiéndose conmigo. Imaginar, y creerlo realmente así, que la lluvia limpiaba mi alma arrastrando con ella todas las heridas no cerradas y todo aquello que no me gustaba demasiado.

Me resultaba difícil de explicar y difícil de entender hasta que un día lo leí por primera vez y entonces me emocioné y comprendí muchas de las cosas que había sentido antes.

Cuando os cubrió como protección un sueño que venía de Él e hizo caer sobre vosotros agua del cielo para con ella purificaros, quitaros la suciedad del Shaytán, dar firmeza a vuestros corazones y afianzar así vuestros pasos. (Corán 8:11)

17 comentarios:

  1. Los días de lluvia, yo también había tenido siempre sentimientos parecidos a los que tú describes. Encima, cuando supe que cuando llueve es uno de los momentos en que Dios más escucha nuestras súplicas, valoré la lluvia aún más.
    "Dos clases de du'a no son rechazados: en el tiempo de la llamada para la oración, y durante la lluvia." (Abu Dawud)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vanessa por darme un motivo más.
      Besos

      Eliminar
    2. ¡Qué bien que estás de vuelta en la blogosfera! Cintia y yo ya te echábamos de menos, fíjate.
      Besos, ujti

      Eliminar
    3. Estoy de vuelta sólo a ratos, pero Insha Allah que pronto lo podamos solucionar.

      Eliminar
  2. Salam aleikom! Que bonito ukthi! A mi también me encanta la lluvia, hoy lleva todo el dia lloviendo y me encanta verla. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se acabó el verano ujti...
      Qué bien que tenemos los mismos gustos.
      Besos

      Eliminar
  3. Salam aleikom! Que bonito ukthi! A mi también me encanta la lluvia, hoy lleva todo el dia lloviendo y me encanta verla. Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Masha allah, la lluvia es una baraka de Allah. DOnde vivo llueve mucho, en invierno casi a diario y me encanta. Cuando vivia en Barcelona y llovia, todo el mundo quejándose del tiempo y yo era feliz, me recordaba a mi tierra y me sentía más en casa. Yo tengo una imagen en mi mente también, en el recreo del colegio, cuanto tenía unos 7 años, lloviendo y una amiga y yo agarradas a la valla del patio subidas sobre el pie de valla que era de cemento y como dices echadas para atrás con la cara hacia el cielo. Era un momento precioso, lo recuerdo como una sensación de libertad que no sabría explicar. Alhamdullilah por la lluvia que es una misericordia de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sensaciones tan bonitas nos provoca la lluvia, es como conectar con la naturaleza de una forma más intensa.
      Besos

      Eliminar
  5. A mi me encanta mojarme también con la lluvia !

    Y más de una vez he salido a la calle para ponerme debajo y dejar que me empape ( en verano, que con ropa no me gusta nada). La sensación de ese agua sobre la piel es una de las experiencias más bellas que he podido tener de contacto con la naturaleza.

    Ayer llovió aquí todo el dia, bendita sea la lluvia que tanto necesita nuestra tierra.

    Un abrazo y gracias por compartir algo tan bello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además está relacionada con la vida, la naturaleza... tantas cosas.
      Espero que vengan más días así.
      Besos

      Eliminar
  6. ¡Qué bonito, masha'Allah! Además hay un hadiz que en español no lo he visto, lo leí en francés (insha Allah a ver si lo encuentro, que soy lenta buscando en francés).

    El hadiz decía que Omar (radi Allah anhu) vio que el Profeta (salla Allahu aleihi wa salam) extendió su mano cuando comenzó a llover. Omar le preguntó por qué lo hacía y él respondió "Porque viene de Allah".

    Me gustó mucho este hadiz y ahora cada vez que llueve saco la mano por la ventana o el balcón para tocarla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito hadiz. Yo también tengo la costumbre de sacar la mano y le pongo a mi niño en la puerta del patio para que saque también su manita y pueda disfrutar de esa sensación.
      Besos

      Eliminar
  7. La naturaleza tiene algo especial, incluso yo siendo mediterranea me encanta la lluvia y también tengo recuerdos de otoños tras la ventana de la cocina viendo como caía. Esos días si hacía mucho frio, hacíamos una tortilla dulce flambeada para merendar. A mi mayor le aterrorizan las tormentas, como a los animalitos. El peque sale al balcón y se pone en primera fila viendo diluviar y entusiasmado con los truenos y los rayos. La naturaleza es tan maravillosa, y es el regalo más preciado de Dios. Es bueno admirarla y cuidarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de la tortilla dulce me ha gustado, si te apetece pon la receta algún día.
      Qué diferencia entre tus dos niños. Yo también conozco a gente con miedo a las tormentas, recuerdo a mi tía que lloraba y todo.
      La naturaleza, como bien dices, es un regalo. Lástima que a veces no a valoremos como debemos.
      Besos

      Eliminar
  8. La receta es fácil, pero lleva alcohol y creo que no podeis tomar. Se hace una tortilla normal pero con azucar, bastante, se baten tres o cuatro huevos y se hace la tortilla en una sarten con poco aceite, pero en lugar de plana se acumula en un lado de la sarten y queda algo así como un cilindro. Es como si hicieras un revuelto y lo acumularas todo en un gran tubo, no se si me explico bien. Luego se pone en un plato grande y que tenga los laterales un poco levantados. Le puedes poner un poco más de azucar encima si quieres. Calientas ron lo riegas y enciendes. Apagas la luz y vas flambeando hasta que se consume todo. A mí el alcohol aunque estuviera evaporado nunca me ha gustado demasiado, así que comia poca tortilla pero reconozco que estaba buenísima. Pero lo de ir con una cuchara recogiendo el líquido y poniendolo encima hasta que lo habíamos agotado todo me gustaba mucho, sobre todo porque lo hacíamos de tarde y apagabamos la luz, era chulísimo ver el color de las llamas. Se que no podeis beber alcohol, lo que desconozco es si lo podeis emplear para hacer un flambeado, nunca había pensado en ello. Si podeis tomar dímelo y si un día este invierno la hago os la cuelgo. Siempre te puedo dedicar una tortilla flambeada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tomamos alcohol, ni flambeado ni nada.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...