martes, 10 de julio de 2012

Ramadan

Ramadan es el noveno mes del calendario musulmán.
Al ser un calendario lunar, los meses van "moviéndose" a lo largo de las diferentes estaciones del año. En esta ocasión, esperamos que Ramadan comience (si Dios quiere) el 20 de Julio, aunque no lo sabremos con certeza hasta que estemos aun más cerca, ya que todo depende de las fases de la luna. Por este mismo motivo suele haber una diferencia de un día entre algunos países.

Seguramente las personas no musulmanas habéis oído hablar de Ramadan en la tele.
Hay gente que sabe que es un mes de ayuno para los musulmanes y que desde el alba hasta el ocaso no comemos, no bebemos y no mantenemos relaciones sexuales.
Pero esto es sólo una parte de lo que realmente significa el mes sagrado de Ramadan para los musulmanes.

Ramadan es un mes espiritual, profundo, de meditación, de reflexión, de volvernos hacia nuestro interior, de rezar más allá de las oraciones obligatorias, de leer el Corán, de conectar con lo que nos rodea de una forma mucho más intensa, sin distracciones.
¿Cómo conseguimos esto?
Haciendo el esfuerzo de dejar a un lado lo físico durante una parte del día.

Por medio de un auténtico ejercicio mental, nos elevamos sobre nuestras necesidades corporales y conseguimos que predomine nuestra parte más espiritual, quedando la mente y el alma por encima del cuerpo.
Esto nos proporciona equilibrio, paz interior, claridad de pensamiento y templanza. Nos sirve de lección para superar momentos difíciles de nuestra vida.

Es un momento feliz cuando va avanzando la tarde y se acerca el momento del desayuno (de romper el ayuno). Esa felicidad de las cosas sencillas: el ruido de los cacharros en la cocina, los olores, poner la mesa con mucho cariño para recibir a los familiares que vendrán a comer.
Y hay un instante muy emotivo, cuando escuchamos la llamada a la oración que nos indica que ya podemos romper el ayuno.
Haciendo un último esfuerzo, aguantamos un poco más el primer bocado y, en voz alta o en nuestro pensamiento, nos acordamos de los que tienen menos que nosotros, de los que no comen casi nunca, y pedimos por ellos. Pedimos también a Dios que nos ayude a ser mejores personas y Le damos las gracias por todo lo que tenemos.

Entonces, con tranquilidad y sin caer en el ansia ni en el exceso, saboreamos un trozo de dátil, un sorbo de agua... y recordamos así la grandeza que se esconde en las pequeñas cosas.



12 comentarios:

  1. ¡Me encanta Ramadán! Recuerdo el primer año que lo hice, hice mi conversión en julio y justo en agosto tocaba Ramadán... Estaba asustadísima porque al ser tan delgada mi familia me decía que no iba a poder soportarlo, que iba a desmayarme y mil cosas más.

    En principio me puse a pensar en hacer la mitad, probar solo unos días porque era el primero, etc. Pero hice el primer día (con un chocolate y una botella de agua en el bolso por si acaso jajaja) y lo llevé bien, pasé al segundo día, el tercero...

    Casi sin darme cuenta lo hice entero sin problemas, alhamdulillah!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no me fallan las cuentas, este será (Insha Allah) mi noveno mes de Ramadan como musulmana.
      Sólo un año no hice el ayuno (lo recuperé después), cuando estaba embarazada y tenía mucha sed durante todo el día.
      Es un mes muy emotivo, ya lo sabes, sólo escribiendo esta entrada ya me emocioné y me salieron unas lagrimillas.
      Ya me dirás cómo lo vas a pasar tú este año.
      Besos

      Eliminar
  2. Creo que la entrada es preciosa y que el sentido espiritual que tiene es muy importante.

    En el catolicismo ese mes, no obligatorio por supuesto- no es archiconocido tampoco- , es el mes de ejercicios espirituales propuesto por S. Ignacio de Loyola (fundador de los jesuitas ). Es un mes de retiro en una casa de espiritualidad en el que se dan pautas de oración y trabajo interior personal. No hay ayuno , Ignacio decia que el ejercicio interior gasta tanta o más energia que el exterior y que hay que cuidar este aspecto mucho, pero sí silencio absoluto, ya que es ahí dónde se da una encuentro profundo con Dios y dónde nos podemos comunicar con mayor facilidad. La alternativa para los k no podemos dedicar un mes es la de 7 dias de retiro en silencio absoluto o bien los " ejercicios de la vida diaria" que duran 4 meses y distribuyen el trabajo interior y la oración en un poquito cada dia. Yo he hecho estos 2 últimos en diversas ocasiones. Son una pasada , así que entiendo muy bien lo que dices.

    Ahora una pregunta mundana : no beber ? en verano ?

    Que bien que tangas tanta ilusión, espero que no quiera decir que no puedas escribir en los blogs, jejej

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los blogs seguiré escribiendo si Dios quiere, jeje.
      Sobre beber agua... sí, aunque sea verano no bebemos durante las horas que dura el ayuno.
      También tengo que decir que hay personas que no están obligadas a ayunar si esto les va a causar algún perjuicio en su salud.

      Sobre lo que nos cuentas de los ejercicios espirituales, la verdad es que no conozco casi nada sobre el tema.
      Me parece muy interesante que hayas podido tener esas experiencias y me gustaría (por supuesto sólo si a ti te apetece) que nos contaras un poquito más para que podamos aprender sobre ello.
      Besos

      Eliminar
  3. Gracias por contarnos y ve diciendonos si puedes como lo estas viviendo. Sabes que me gusta que me cuentes estas cosas tan tuyas
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya os iré informando.
      Gracias por tu interés.
      Besos

      Eliminar
  4. Que entrada mas bonita yq ue bein lo explicas Maribel. Es una pena que mucha gente se queda solo con lo fisico y no lo digo solo por los que no son musulmanes. Muchos musulmanes tambien lo viven asi, como un mes de privaciones e incluso de sufrimiento. Es una pena el desconocimiento de la propia religion de las emociones que te priva. Me ha emocionado mucho leerte, que ya queda poquito!! Te deseo un feliz mes de ramadan a ti y a tu familia y espero qu epodais vivirlo todos juntos, insha allah. Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Estamos esperándolo con mucha ilusión. Y es que he pasado Ramadan en los tres países en los que he vivido y en Marruecos se vive de una forma muy especial, comparándolo con Bélgica o España, donde falta ese "ambiente" en las calles y en los vecinos.
    Es una pena que mucha gente se quede sólo en no comer y en no beber. Conozco musulmanes que ni siquiera rezan en todo el año, pero hacen el ayuno y yo creo que lo único que conseguirán es pasar hambre y se perderán lo importante.
    Conozco también a las personas que luego, al comer, pretenden comerse toda la cantidad que no han comido en todo el día. Y eso, además de ser malo para el cuerpo, le hace perder todo el sentido.
    Que Allah nos ayude a hacerlo bien.
    Y deseo también para ti un feliz mes: Ramadan Mubarak.

    ResponderEliminar
  6. Que fecha tan bonita la del Ramadán. me he emocionado mucho al leerte. Y es que es dificil que las personas que no lo hacen puedan entender realmente lo que significa para nosotros y lo felices que esperamos la llegada de estos días, ellos sufren al vernos sin comer ni beber, sobre todo la familia, pero nosotros apenas notamos esfuerzo porque lo hacemos entregándonos totalmente a Dios y el nos recompensa facilitándonos las adversidades. Ramadan mubarak hermanitas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramadan Mubarak Yasmin. Insha Allah algún año lo puedas pasar en Marruecos porque es diferente a España, hay algo especial en el ambiente.

      Eliminar
  7. Es una entrada muy emotiva y que refleja la intensidad y devoción con la que lo vivís. Que lo disfrutéis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Se producen unos sentimientos muy fuertes, difíciles de explicar con palabras.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...