miércoles, 13 de junio de 2012

Mi pequeñez

Hace unos años, las arenas de cierta parte del desierto Rub´Al Jâlî fueron azotadas por fuertes vientos dejando al descubierto las ruinas de una ciudad que había sido sepultada por las arenas. Los arqueólogos comenzaron a examinar las ruinas de la ciudad para intentar determinar el periodo en que esta había sido construida. Ninguno de los arqueólogos sugirió que esta ciudad pudiera haber aparecido como resultado de las acciones naturales del viento, lluvia, calor y frío, y no por la acción del hombre.

Si alguno de ellos hubiese sugerido semejante cosa, las personas le habrían considerado loco y hasta habrían sentido pena por él. ¿Cómo sería entonces si alguien hubiera dicho que esta ciudad se formó en el aire de la nada en un pasado lejano, y que después apareció -ya establecida- en la tierra? Esta sugerencia es no menos extraña que la anterior, de hecho es mucho más extraña.

¿Por qué? Porque la nada no puede crear algo, lo cual es una cuestión de sentido común: una cosa no puede crearse a sí misma.
(Los párrafos anteriores están extraídos del libro "La creencia en Allah", de Omar S. Al Ashqar)

Para mí no supone ningún esfuerzo reconocer mi pequeñez.
Cuando contemplo el cielo por la noche, las estrellas, e imagino el grandioso universo sobre mi cabeza, se me hace más que obvio que soy minúscula en esa comparación.
Por eso puedo fácilmente aceptar la existencia de un Ser Superior.
No siento, como otras personas que alguna vez conocí, la necesidad de creer en la grandeza del ser humano y pensar que no hay nada ni nadie sobre mí.

Mis sentimientos y mis reflexiones sobre lo que me rodea me llevan a afirmar la existencia de Dios más allá de toda duda. Un Dios que posee los más hermosos nombres y al que yo llamo Allah.
También acepto las limitaciones de mi mente y mi incapacidad para contener todo en mi cerebro. No por ello pienso que si no lo abarco completamente es que no existe o que si no lo puedo demostrar con pruebas científicas es que no es verdad.
Detrás de estos razonamientos creo que está la vanidad de las personas para no reconocerse súbditos y sumisos de un Creador.
Yo sí lo reconozco. Y mi lógica me dice que si una ciudad no puede haberse creado sola, mucho menos todo un universo y lo que contiene.


9 comentarios:

  1. Cuánta razón ukhti, me resulta imposible pensar que todo aquello que nos rodea saliera de la nada y ahora que estoy viviendo el embarazo me queda más claro todavía, subahana'Allah!!.

    Baraka Allahu fiki por recordarnos lo diminutos que somos. Besotes

    ResponderEliminar
  2. Somos muy pequeñas, pero a la vez con la capacidad de reconocer la grandeza de lo que nos rodea y lo que hay dentro de nostras.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes mi concepto de Dios, creo en él pero no en lo que le estan convirtiendo....
    Pero la teoria de la evolución me la creo también por logica no por sentimiento.....
    Cielo si no quieres no lo publiques ya sabes que en esto hay cosas de unos y otros que forman mi humilde cabeza.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Solo puedo decir: Ole! jajaja. Un besito, me ha gustado mucho la entrada (que no se por que no la habia visto) y lo de la teoria de la evolucion que nunca lo habia pensado asi.

      Eliminar
    3. Qué bien que te guste.
      Yo no necesito demostraciones científicas y estoy convencida de lo que creo, pero está bien tener todos los argumentos posibles porque algunas personas no se mueven sólo por su fe.

      Eliminar
    4. Por supuesto que lo publico.
      Yo creo firmemente que el ser humano fue creado como tal y no desciende de ningún animal.
      Pero te contesto desde el punto de vista científico.
      En ciencia hay una cosa que se llama Teoría y otra cosa que se llama Ley.
      Al principio, el científico plantea una hipótesis y formula una teoría para explicarla. A partir de ahí recoge pruebas y hace todas las demostraciones pertinentes y cunado consigue probar su teoría, sin ninguna duda, ante la comunidad científica, entonces esa teoría se convierte en ley.
      La teoría de la evolución es una teoría, no es una ley.
      Besitos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, pero no: soy pequeña y procuro ser humilde.
      Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...